Un gran hombre de Dios puso un reloj en mi mano y me dijo: Este obsequio simboliza el nuevo tiempo que comienza para tu vida. Lo recibí como el sello del nuevo inicio de Dios para mí. Cada vez que observo ese reloj me recuerda esa promesa.

Dios nos habla siempre y su Palabra está llena de promesas para nosotros. Son su garantía, su herencia, su legado, su voluntad perfecta. Cada palabra de Dios es una semilla para plantar al corazón. Tarde que temprano dará su fruto. La Palabra del Señor no es magia instantánea, pero cuando Dios te promete algo CREELO que es verdad y se cumplirá. Si has vivido momentos difíciles y de tristeza, pesar, luto y extremo dolor, La Palabra de Dios tiene una respuesta para cada uno de ellos. Un nuevo tiempo ha comenzado para ti.

Iniciar un nuevo tiempo implica:

  1. TOMAR DECISIONES CLAVES Renuncia al temor que te impide decidir. Dios te dió dominio propio. Lo que no te acerca a Dios debe ser apartado de tu vida.

2. DESARROLLAR NUEVOS HÁBITOS. Repetir 5 minutos diarios algo te ayuda a crear un nuevo buen hábito. Orar, leer y meditar en la escritura o un buen libro son ejemplo de hábitos que debes tener. Si tienes el mal hábito de quejarte y hablar mal tienes que romperlo y puedes desarrollar hábitos nuevos conducentes a tu crecimiento espiritual.

3. CUIDAR TUS RELACIONES. Cultiva buenas amistades, hay gente especial cerca tuyo que merece ser valorada y cultivada. A esos no los apartes o deseches. Ama a tu familia, no la maldigas y procura llevarte bien en medio de las diferencias. Busca la paz.

4. MANTENER VIVA LA PASIÓN POR DIOS. La comunión con Dios es una llama que debe permanecer encendida. No negocies ni reemplaces esa intimidad por dedicarte a trabajar o perder el tiempo con personas.

5. APRENDER A ESPERAR Y REPOSAR. Descansa en las promesas de Dios, preocúpate menos y no te enfoques en tus problemas. Si estás ansioso ADORA a Dios. Es mi consejo personal.

6. ESFORZARTE EN TU TRABAJO. Sea negocio personal o seas empleado motívate cada día a hacer las cosas bien como si Dios fuera tu jefe. No hagas de tu fuente productiva un ídolo pero busca hacer las cosas bien.

Dios no ha terminado contigo. El nuevo tiempo ya comenzó. Suscríbete, comenta y comparte. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s