Lo mas cerca de experimentar el surf lo viví cuando mi hija tenía 9 años y recibió una clase en una playa cercana. Confieso que sentí mucha curiosidad de qué tanto demoraría en montarse sobre la tabla. Cuán grande fue mi sorpresa que en tan sólo la primera clase logró el objetivo.

La vida nos monta sobre una tabla de Surf y todo deportista siempre buscará la oportunidad de encontrar la mejor ola para experimentar un nuevo reto. Las pruebas y problemas de la vida cotidiana se comparan a olas que cualesquiera sea su tamaño buscaremos la tabla para en el momento indicado levantarnos y surfear sobre ellas.

Santiago en este pasaje nos habla de la alegría en medio del momento de prueba de la fe. No es fácil sonreír cuando somos probados, pero a través de lo que vivimos somos pulimentados y desarrollaremos constancia.

Dios está contigo en la prueba u ola más grande que te toque enfrentar. Él es más fuerte que la ola más grande y fuerte. El es Dios, por muy fuerte que golpeen las olas, El te ayudará a montarte sobre tu tabla y enfrentar cualquier circunstancia. Cuando veas las olas venir, saca tu tabla y SURFEA.

Alégrate, Dios no ha terminado contigo. Te bendigo. Suscríbete a WordPress, comenta y comparte el link de este blog con otros. Gracias por la fidelidad de leer estas reflexiones cada día. Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

10 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s