Corta pero trascendental palabra en nuestra vida diaria, en la que necesitamos tomar decisiones radicales. Radical viene de raíz o centro, es decir, nuestro SI o nuestro NO, apuntará siempre en agradar a nuestro centro de vida que es Cristo Jesús.

Uno de nuestros mayores problemas es no saber decir “no” a personas o situaciones en las que por temor y por quedar bien, ponemos en juego hasta nuestros principios. El “no” hace parte de nuestra voluntad y como tal necesitamos ejercitarlo. No juguemos con nada que arriesgue la integridad, nuestra comunión con Dios, nuestra fe, y nuestra seguridad eterna.

Cuando no tenemos límites actuamos deliberadamente y sin controles, por eso nos metemos en problemas y dejamos que los demás abusen de nosotros. Cuando éramos pequeños nos enseñaron al gritarnos ¡no! con contundencia. Si estábamos en zona de peligro o corríamos el riesgo de morir y hacernos daño. El Espíritu Santo es nuestro mejor guía de hoy. Escucha el grito interior que te dice: ¡No! para discernir ese tipo de situaciones porque El nos ha entregado: amor, poder y dominio propio o autocontrol para decir: ¡NO!

Aprendamos a decir que ¡no! a cualquier situación de tentación, a excesos alimentarios que enferman el cuerpo, a personas con lenguaje soez que no te edifican, a chismes y murmuraciones, a negocios ilícitos, a favores que afecten la economía y tu presupuesto, a la gente que te aparta de la familia y de Dios. Dile ¡no! a la pereza y al desánimo. ¡No! a la falta de perdón y al odio, ¡No! al adulterio y a la inmoralidad.

Éxitos en tu semana que inicia y espero sepas decir ¡NO! cuando corresponda. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a WordPress y recibes notificación diaria. Comenta y comparte con otros.

Ayer cumplimos nuestros primeros 6 meses con este blog, 35.000 lecturas y 15.000 visitas hablan del respaldo del Señor. Estoy agradecido con El y con cada lector que ha tomado estás reflexiones como parte de su vida. Estos posts hacen parte de la mia y de mis enseñanzas para crecer en Cristo. A mí Rey la Gloria.

Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

4 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s