Las personas en promedio se observan al espejo 50 minutos, repartidos en seis ocasiones cada día. Es un asunto casi inconsciente pero necesario para sentirnos bien con nosotros mismos. SABER que salimos a la calle arreglados de la mejor forma posible, de acuerdo a nuestro canon o patrón aprendido dice mucho de lo que somos. No hacerlo es no ver la realidad, si la ropa o talla nos queda bien o no, por ejemplo. Todos necesitamos entonces observarnos al espejo todos los días, porque el no miente. Te muestra lo que es y está y quizás no queremos ver.

Cuando somos conscientes tomamos entonces DECISIONES. He allí donde decimos que hay algo por arreglar o mejorar, sea en la ropa o en nosotros mismos respecto a lo gordos o delgados que podamos lucir. Pero alguien tiene que decirnoslo. No podemos pelear con nuestro espejo.

Igual sucede en el mundo espiritual. La Palabra del Señor es nuestro mejor espejo para vernos tal cual somos. Y aunque no nos guste lo que nos dice es necesario obedecerlo. Hay cosas que ya no se ajustan a la nueva vida en el Señor. Si hay ropa que no nos luce o queda bien, debe salir de nuestro clóset. Comportamientos del pasado que debemos evitar porque queremos agradar a Dios en todo.

No hagamos fuerza para volver a ser lo que un día fuimos y que hoy trae vergüenza. Lo que Dios transformó disfrútalo y muéstralo. Pablo en éste pasaje nos habla de vestirnos de una nueva naturaleza (la de Dios) Dejando atrás la ira, hablar en doble sentido, malas palabras, mentirle a los demás y la calumnia. Pidamos a Dios purifique la forma de hablar y habituemonos a repetir la Palabra del Señor y sus promesas como nuestro nuevo lenguaje.

Tú vestido de hoy es de una nueva talla. No mires atrás a ponerte un vestido del pasado que ya no te viene, sólo por quedar bien con un círculo cerrado de personas con quiénes sientes vergüenza de reconocerte cristiano o hijo de Dios.

Renuncia a ese sucio y avergonzante pasado en el nombre de Jesús y renueva tu ropero espiritual. Tú talla de hoy es la de Cristo Jesús. Con el nuevo vestido mírate al espejo y APRENDE a verte como Dios te está observando. No eres el mismo de siempre. Dios se ha glorificado en esos pequeños pero significativos cambios que hacen hoy de ti alguien nuevo.

Dios no ha terminado contigo. Gracias por suscribirte a WordPress, comenta y comparte este link. Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

14 comentarios

  1. Amén así es la palabra es nuestro mejor espejo nos dice como estamos por fuera y por dentro y contra ella no nos podemos enojar por decirnos la verdad, sólo aceptarla y obedecerla

    Me gusta

  2. Amén. Cristo es la Talla Perfecta y nos encaja a todos. La Preciosa Sangre de Cristo, es el único Raudal en el que podemos sumergirnos y tener la certeza que vamos a salir completamente limpios. Cuando decidí sumergirme en ese Manantial; sentí que salí de allí limpia, y me atreví hablar con el Proveedor de la Sangre, y decirle: Aquí estoy, vísteme Tú con los colores de Tu Amor, hoy PRESUMO DE SU AMOR Y DE SER SU HIJA. Gracias Cristo. Lo bendigo Pastor.

    Le gusta a 1 persona

  3. Ciertamente cuando en un estado de adoración obedecemos y hacemos las cosas más que por temor a que algo nos pase si no por amor a Dios vivimos más en lo que él dice de nosotros que en lo que pensamos que está bien o mal

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s