Una persona promiscua y fácil para brincar de una relación a otra, en el fondo de su corazón no es feliz, está vacía y es dependiente emocional de otros. Busca y no encuentra el verdadero amor porque su vacío no lo puede llenar otro ser humano sino CRISTO JESÚS. En el mes del Amor y amistad, escribo otro post sobre RELACIONES y pondré como referencia la vida de una mujer samaritana al que le fue esquivo el amor, razón por la cual al momento de encontrarse con Jesús había experimentado el infortunio de haber convivido con cinco hombres.

 

Vacía, triste, muchos maridos le habían fallado, se habría enamorado y decepcionado muchas veces. De seguro habia dejado de creer en el amor, ¡Pobre mujer! ¿Quién luego de múltiples relaciones fallidas se puede considerar feliz? De seguro no desea volverse a enamorar.

La samaritana buscaba el amor en falsos pozos. Al encontrar a Jesús, descubrió la fuente del amor y su búsqueda intensa y mendiga terminó. Jesús la lleva a entender que su sed era muy profunda, tanta que ni el agua del pozo que estaba sacando podía llenarla.

Cuando Jesús es el CENTRO de nuestra vida, desplaza de su lugar al usurpador que la ocupa. El grave problema es que preferimos a los usurpadores antes que a Jesús. Tenemos a muchos compitiendo por un solo lugar. ¿En qué falso pozo buscas amor? ¿Cónyuge, hijos, estudios, empresa, trabajo, servicio a Dios o amistades? Quien diga que puede vivir sin amor es mentiroso. Es una necesidad básica de todos. Si los vacíos de amor no los llena Jesús, otro ser humano no podrá llenarlos JAMAS.

Muchos mendigos emocionales buscan con hambre que las otras personas les satisfagan generando relaciones enfermizas, chupasangre e insostenibles. Es agotador sostener cualquier tipo de relación con un dependiente emocional. Ellos necesitan URGENTEMENTE SER LLENOS DEL AMOR DEL PADRE.

 

Una historia de mendicidad de amor la veo en la desaparecida Diana de Gales, abandonada en su infancia por su madre. Traumada por la imágen de verla marchar para siempre. Toda su vida vivió el cuadro de rechazo donde buscó ser amada y mendigó el amor. Dos años antes de morir, fue tal el desprecio por parte de la Corona Británica, que sólo le era permitido ver a sus hijos una vez por mes. Aislada, con poder y riqueza, no le bastaron para llenar su vacío. Amada por millones en la distancia pero finalmente sola y vacía.

Suscríbete a WordPress, comenta, dale me gusta y comparte a otros. Dios no ha terminado contigo. Bendiciones. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s