Soltar y dejar ir a personas de nuestras vidas no es fácil por el dolor que produce el desapego y el amor que les prodigamos. Examina tu corazón y pregúntate: ¿Cuándo es el MOMENTO CORRECTO PARA SOLTAR?

La Biblia registra el momento en que Abraham y su sobrino Lot se separan producto de las fricciones producidas entre los pastores de ambos porque convivían en la misma tierra y era necesaria la separación.

Génesis 13:8-9 (NTV)
8 Finalmente, Abram le dijo a Lot: «No permitamos que este conflicto se interponga entre nosotros o entre los que cuidan nuestros animales. Después de todo, ¡somos parientes cercanos! 9 Toda la región está a tu disposición. Escoge la parte de la tierra que prefieras, y nos separaremos. Si tú quieres la tierra a la izquierda, entonces yo tomaré la tierra de la derecha. Si tú prefieres la tierra de la derecha, yo me iré a la izquierda».

Todo en la vida cumple ciclos y hay relaciones de amistad, laborales, sentimentales y familiares que dolorosamente llegan a su fin. Fue necesario compartir un momento de la vida donde hubo reciprocidad, amor, compañerismo, apoyo y diversas situaciones en una o ambas partes, hicieron que la relación culminara. Necesitas seguir avanzando y viviendo la siguiente etapa que te espera. Alargar etapas trae amargura de alma. Es como extraer zumo a una naranja que ya no da una gota mas.

¿Identificas a personas que has debido dejar ir y no las has soltado? ¿Por qué razón? ¿Apego emocional? ¿Temor a sentirte abandonado? ¿Control o celos? ¿Te sientes dueño de la gente? Dios te ayude a identificar la raíz del problema.

No alargues en tu vida la estancia de personas tóxicas ni te contamines mas de su toxicidad. ¡Sueltalas! Si tus aportes y consejos ya no son tenidos en cuenta, si te restaron y desgastaron emocionalmente, te perdieron el respeto, los abusos de confianza, las ofensas, la deshonra, la violencia verbal o física fueron el pan de cada dia: ¡Basta ya! Bendice a esas personas, SUELTALAS y DEJALAS IR.

Lot no puede seguir a tu lado. El distanciamiento será la más sana decisión. Abraham cometió el error de cargar con su sobrino, cuando Dios le ordenó salir de su tierra y dejar a sus parientes y llevarlo a una nueva tierra que le mostraría. Fue una costosa desobediencia.

Por amor propio no permitas que pasen por encima de ti, no mendigues la compañía de personas que no valoran lo que eres y te sacaron de sus vidas hace mucho tiempo sin tu darte cuenta. Dios pondrá gente nueva que te bendiga y le seas de bendición también. No temas despedirte. El Señor te ama, está contigo y no ha terminado en contigo.

Suscríbete a WordPress y recibirás notificación diaria a tu correo. Déjame tus comentarios y comparte el link de este post. Abrazo fraterno.

Pr. José Angel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s