La primera vez que vi a una persona con ojos azules me hizo sentir como de otro planeta. Tendria 6 años si mal no recuerdo y me pregunté: ¿porque los míos son de otro color? Muchas personas han anhelado ser y verse distintas al diseño original que Dios planeó para ellas. El nos pensó tal cual somos. Le plació diseñarnos con los rasgos que hoy vemos en el espejo. Entonces debemos aceptarnos tal cual somos.

¡Qué inconformidad la nuestra de querer ser otros! Altos quieren ser bajos, crespos lucir lisos y morenos verse blancos. Dios nos dió un género, color, raza, hasta escogió el hogar donde nos pondría y los padres que tendríamos, aunque haya peleas y mala relación con ellos. ¡Fueron los que Dios eligió! Todos somos únicos porque la huella dactilar así lo dice, pero en común tenemos algo y es que el mismo Dios que nos deseó, diseñó y concibió en el vientre de mamá, lo hizo por AMOR.

¿No te parece maravilloso y enternecedor saberlo?

De adolescente usaba unas gafas no muy estéticas por mí alta fórmula de miopía. Era tímido al extremo y mi baja autoestima, hacía que me escondiera en mi propia burbuja, donde no permitía entrar a muchos. Sólo cuando comprendi lo importante que era para Dios, descubrí y me abracé a su paternidad, fui libre y acepté su diseño en mi. Empecé a verme y lucir diferente. Mi identidad propia como hijo de Dios del interior del corazón se reflejó en mi exterior.

Deja atrás el pasado de tristeza y vergüenza del hogar donde naciste. Si fuiste un hijo extramatrimonial, alguno de tus padres te negó, rechazo por tus hermanos te tocó padecer, eres creación perfecta de Dios. El cerró con broche de oro todo lo que ves a tu alrededor, cuando te puso en ella. Eres corona de Gloria en la palma del Señor. Déjate lucir y resplandecer, porque ceñido a El y en sus manos estás, nunca te soltará. No importa quién te dió poco valor, ser hijos gestados por un Dios de amor, vale más que todo el oro del mundo. La esencia de Dios es el amor y te hizo para poder amarte.

Quien te concibió con amor sigue enamorado de ti y no ha terminado contigo.
Te bendigo, abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. Amen Pastor, somos la manifestación del amor de Dios. Desde mi nacimiento hasta el último día que me tenga en este mundo terrenal Él ha estado en control desde desiertos hasta las victorias, hago parte de un plan y propósito que Él quiere cumplir a través de mi para Su Gloria. Gracias por tan hermosa reflexión, bendiciones

    Me gusta

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s