Dios determinó un tiempo de vida para cada uno de nosotros. Pero creo profundamente que el pecado, la vida desenfrenada y la deshonra a los padres, nos maldice y acorta nuestros días de vida sobre la tierra. No ignoremos y olvidemos que después de morir hay una eternidad, que tendremos que rendir cuentas de todo cuanto hicimos y que la vida va más allá que los días que vivamos en este mundo.

En la tierra hay relojes y calendarios para medir las horas y los días. Un día para nosotros son mil años en el cielo. Allá entonces la medición del tiempo es distinta que aquí en la tierra. El tiempo de Dios es perfecto y diferente a la perspectiva del nuestro.

Si tenemos claro que hay una ETERNIDAD, no podemos pretender que la tierra sea el cielo para nosotros. La vida no es un cuento de Disney y no todo lo vamos a vivir aquí. La completa plenitud no es sólo terrenal mi querido lector. Jesús dejó claro el principio de que en este mundo seríamos afligidos, pero que no temieramos, porque El había vencido. Así que Dios sigue forjando y desarrollando nuestro carácter a través de las pruebas, todo como preparación para la eternidad.

Dios no es un genio de la lámpara, listo para responder a nuestros deseos. También el dice que NO, cuando lo que pedimos no nos conviene y no es conforme a Su voluntad. ¡La vida no gira en torno a nosotros y nuestros caprichos! Vivimos para cumplir los planes de Dios. Así que cada día de vida, su cincel es martillado sobre nosotros para hacernos crecer.

Valora semejarte cada vez más a Jesús y menos a ese viejo hombre, viciado, lleno de carnalidad y deseos mentirosos. Tenemos que ponernos el nuevo vestido, justo, santo, lleno de la nueva identidad de hijos de Dios y de propósito en El. No olvides que tú modelo de crecimiento e inspiración es Cristo y que lo iniciado en tí, El lo concluirá porque te ama y no ha terminado contigo.
Te bendigo. Suscríbete, comenta y comparte con otros el link de este devocional.

Abrazo fraterno.
Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s