Hablar de Babel es sinónimo de confusión, porque el Señor confundió el lenguaje de un pueblo unido que se había propuesto edificar una torre tan alta y sobresaliente, sólo con un objetivo: HACERSE UN NOMBRE y ser RECONOCIDOS. Al ver que la motivación del pueblo no era precisamente darle a El la Gloria, el Señor confundió su lenguaje para que no se entendieran y así la Torre quedara inconclusa.

¿Cuántas torres hemos iniciado este año en donde Dios nunca fue consultado? ¿Luchas con el orgullo y la vanidad? ¿Sientes que necesitas ser reconocido permanentemente?

La Vanagloria viene del latín, vanus (vacío) y el sustantivo gloria (fama, honor y esplendor). Cuando nos vanagloriamos añadimos un valor equivocado a lo que somos, producto de nuestros vacíos en una actitud petulante, malsana y totalmente orgullosa.

El hambre de reconocimiento fruto de nuestras inseguridades arrastradas desde la infancia, nos llevan a ser suficientes e independientes de Dios. Nos creemos tan sobrados en sabiduría y experiencia, que manifestamos el espíritu de Nimrod, prototipo del Rey soberbio que gobernaba en ese tiempo. Ese soberbio gobernante, sólo buscaba PODER.

Cuando las motivaciones del corazón son incorrectas las torres (sueños y proyectos) nunca llegan a terminarse. Si Dios no hace parte de tu proyecto de vida, tu torre no concluirá bien.

Confundidos no sabremos que hacer ni hacía donde dirigirnos. Busca dirección de Dios antes de emprender cualquier proyecto y espera su confirmación en cuanto al tiempo de inicio. No te guíes por las emociones porque estas son efímeras. Oro que tú proyecto de vida posicione en la cúspide y lugar de honor, al Señor y todas las demás cosas converjan y se alineen de acuerdo a eso. Si nuestros sueños no son para darle la Gloria al Señor, digámosle: ¡interrumpelos Dios!

Si te bendijo este artículo suscríbete, dale me gusta y difúndelo entre tus contactos. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

  1. Gracias Pastor, edificador mensaje, nos recuerda los errores y lecciones aprendidas sin Dios, y un nuevo comienzo guiados por Dios. Isaías 55:8-9. Los pensamientos y caminos de Dios son más altos que los nuestros. Bendigo su vida.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s