Hay quienes pagan lo que sea por adquirir algo de marca. Otros cuyo presupuesto no les da para eso, se van por el mercado de la imitación. Aunque no sea original, su esperanza es lucir algo que se le “parezca”. Un tercer grupo mira la calidad, aunque la prenda no tenga como marca un cocodrilo, un caballo, un barco o las iniciales de un diseñador famoso. Hay mercado para todo.

El Señor te viste con el vestido cuya marca es Su amor. Es original, hecho en la cruz del Calvario. Ese es el vestido que desea luzcamos, coloreado con el rojo carmesí de su sangre, como el color permanente de temporada. No tenemos que parecer ser amorosos, lo somos. Sentirnos amados y AMAR a Dios facilita poder fluir en ese amor para con los demás.

Los resentimientos y posteriores odios han dividido familias. Conyuges en peleas permanentes haciendo tóxica la convivencia entre ellos y sus hijos, habla del vestido que llevan puesto. Cuando perdemos el sentido de vivir como realmente a Dios le agrada, escogemos lucir una prenda incorrecta de nuestro clóset.

La falta de perdón y el orgullo nos hace romper vínculos familiares y la sociedad de hoy ya ve como normal el antivalor de no restaurar relaciones. Por eso vemos a gobernantes hacer declaraciones de odio y de contienda permanentes hacia otros gobernantes o pueblos.

Crecí viendo resentimientos familiares que no fueron de valor ni buen ejemplo para mí. Al hacerme adulto el amor de Dios derribó la fortaleza interior que rodeaba mi corazón y que me impedía perdonar. Las familias no son perfectas y son los nidos que el Señor utiliza para formarnos. No esperes perfección relacional, no demandes amor a corazones falentes del mismo. Sólo Dios, fuente de amor puede y podrá saciar tu estanque.

No hagas apología al odio y al resentimiento si eso fue lo que viste entre tus familiares en tus primeros años de vida. No le modeles a tus futuras generaciones la consecuencia de tus heridas del pasado. En Dios es posible pasar de ser un resentido a un amoroso. De carecer de gracia y simpatía a ser muy amados. Todo lo hace el Señor por la perfecta obra de la cruz.

Vístete del amor del Señor y perdona las faltas que han cometido contra ti. Quien no ama, la Biblia lo llama ASESINO.

Vístete del amor de Dios y retoma las relaciones rotas en esta temporada. Renuncia al odio, orgullo, rencor, amargura y busca perdonar. Cuida tu corazón de no asesinar emocionalmente a los demás. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Te bendigo. Suscribete a WordPress, comenta este artículo y compártelo con otros.

Abrazo fraterno.

Pr. Jose Angel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s