Desde que Dios me llamó como pastor, me ha venido formando en los temas de sanidad emocional. He tenido como referente lo que nos enseña Proverbios respecto al guardar nuestro corazón por sobre todas las cosas. Por eso tenemos la responsabilidad de no permitir que las circunstancias del pasado o del presente nos lo endurezca.

Un corazón endurecido como roca, pertenece a una persona dolida, que no cerró correctamente algunos ciclos en la vida y fue dañada por un trauma emocional que le impide perdonar. Pregúntate hoy: ¿Qué te duele, molesta o no aceptas de los demás? ¿Al cabo de los años a quien aún no has podido perdonar? Eso termina endureciendo el corazón.

Tienes que soltar el control emocional sobre otros y no amargarte por lo que no podemos cambiar de los demás. ¡La obra la hace Dios, no tú! Hay personas que se sienten que no tienen nada que cambiar en sus vidas y nosotros no podemos forzar procesos. En mi vida ministerial me ha tocado soltar y entregar al Señor personas que luego de orar y aconsejar, no quieren caminar con Dios, sino guiados por ellos mismos. He entendido que es Dios quien opera y en Su perfecto tiempo regresarán a sus caminos. Los traerá El.

Dios tiene un momento para cada uno. El profeta Ezequiel nos habla en este pasaje, que el Señor está listo para darnos un nuevo corazón, el de piedra queda atrás y da lugar a uno tierno y receptivo.

GUARDA tu corazón de toda toxicidad emocional y RENUNCIA al corazón de piedra, a la amargura, falta de perdón y a la terquedad en el nombre de Jesús.

El corazón de piedra: Pierde y rompe relaciones valiosas, es conflictivo, no perdona fácilmente, es altamente agresivo verbal y todo le importa poco, se vuelven personas egocéntricas e insensibles, porque la gente deja de ser importante para ellas y quieren ser servidos pero no servir a nadie. El corazón de piedra necesita del amor del Padre. La falta de comunión con Dios y no abrirse contando lo que sucedió en sus vidas, los lleva a ser autosuficientes.

Evalua con el Espíritu Santo las cosas que han permitido que tú corazón haya perdido la ternura, la sensibilidad, el amor y se haya convertido en una piedra. Dios te cubre en amor y te transforma de desierto a rio. No permitas que un doloroso evento del pasado determine quien eres y la forma como tratas a los demás. Recuerda que el no ha terminado contigo.

Suscríbete y difúnde este artículo entre tus contactos. Tus comentarios son importantes también. Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

5 comentarios

  1. Dios nos habla hoy acerca del perdón, de esas puertas que hemos dejado abiertas y no nos dejan avanzar crecer seguir adelante, todo ciclo tiene un inicio y un fin, cerré mis ciclos? Que me impide perdonar, si no se cerró un ciclo que ocurrió, que pasó esto? Esto me Mis pregunto de lo que me quedo de la lectura. gracias

    Le gusta a 1 persona

    1. Hermoso mensaje…Dios no se equivoca al decir que guardemos el corazón, porque de El mana la vida. Nuestro corazón es lo que Dios nos pide más que cualquier otra cosa porque cuando se lo entregamos, le permitimos gobernar nuestra vida….Bendiciones, que Dios cambie y mude nuestro corazón.

      Me gusta

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s