Cuando mencionamos la palabra Corazón, pensamos automáticamente en el órgano más importante de nuestro cuerpo. Tan vital es, que si se detiene morimos. Podemos subsistir con un pulmón, un riñón, sin próstata, vesícula, etc, pero no podemos vivir sin corazón. Este motor que Dios nos dio, bombea la sangre a todo nuestro cuerpo.

En este post de hoy, no quiero referirme al órgano físico, sino al centro de nuestras emociones, sentimientos, pensamientos y actitudes. La palabra Corazón significa centro.

Salomón cuando escribe proverbios, nos enseña que el corazón determina el rumbo de nuestra vida. Muchos desconocen esto y caminan perdidos sin dirección porque su corazón perdió el rumbo por falta de sueños, prioridades y determinación. El corazón no sólo dirige nuestras emociones sino todo lo que seremos en la vida.

Por eso Dios quiere que lo cuidemos. ¡Es una prioridad! Recuerda que un día le dijiste a Jesús que lo hiciera su morada. Lo que determinamos hacer, nace del corazón. Tenemos la responsabilidad de decidir correctamente. Lo que establecemos en el corazón influenciará todo lo que hagamos.

Uno de los recuerdos más dolorosos lo experimenté a la edad de cinco años. Mi padre me sentó en sus piernas y me dijo que se iba a separar de mi mamá. No lloré, pero mi corazón se llenó de miedo. Aquella confesión me dañó emocionalmente y me encerró en una cárcel de dolor y resentimiento por mi papá. Crecí con amargura y odio por el. Lo llegué a culpar por todo lo malo que me pasaba o las oportunidades que no se me daban.

El rumbo de mi vida lo estaba determinando la amargura que llevaba dentro de mi corazón. El milagro instantáneo lo hizo Dios, cuando le conocí y le recibí como Señor de mi vida. Pude perdonar a mi padre y fui libre. El perdón nos libera ya que se rompen cadenas de opresión fruto del odio. Hoy mi corazón está determinado por el amor del Señor no por el odio.

Eres responsable entonces por lo que alojas en el corazón. El rumbo de la vida lo determinan esas decisiones. Recuerda que Dios no ha terminado contigo.

Suscríbete a WordPress, dale me gusta, reenvía el link y deja tus comentarios.

Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. El tener mi confianza en el Señor me hace sentir confiada. En la iglesia donde asisto ayer se cerro un tiempo maravilloso, durante 21 días el Señor trato varias áreas de mi vida, sin embargo el último día que espera fuera extraordinario… sucede algo, mi hija enferma y desde el sábado pase en vela con ella, tenía dos opciones lamentarme y llorar creyendo que fue en vano la temporada o definitivamente confiar en aquel que puede cambiar nuestras circunstancias. Decidí no dejarme vencer e hice un día en familia maravilloso, no nos movimos de casa; pero oramos, vimos el servicio por TV y consagramos nuestra familia, con la certeza que Dios habita en ése corazón que decidimos guardar para él. Mi hija ya hoy, es sana gracias a nuestro Señor.

    Me gusta

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s