No me gusta polemizar. Este blog es un espacio que busca edificar y no hacer daño a nadie. Este post lo dedico a compartir mi posición personal y con fundamento Bíblico, respecto a la fiesta más grande de Colombia que se realiza en esta hermosa ciudad que me acogió como un hijo más, hace 30 años.

El carnaval enorgullece a la “Arenosa” y genera expectativa entre los miles de visitantes que participan de sus actos. Si lo medimos en términos económicos, ganan los negocios de transporte, comidas, licores, tabaco, drogas, hoteleria, moteles, artesanías, confecciones textiles etc. “Todos entonces ganan”.

Carrera 53 después del desfile del Carnaval de los niños.

¿Realmente ganan? ¿La ciudad sucia y a veces destruida por la falta de cultura ciudadana? ¿Ganamos viendo a nuestros jovenes drogados y alcoholizados? Adolescentes estimulados a iniciar su sexualidad de forma prematura, la infidelidad, el desenfreno y el adulterio llegan a su clímax más alto. Detrás del eslogan: “Quien lo vive es quien lo goza” los que tomamos la decisión de no vivirlo entonces: ¿No gozamos?

El mundo desconoce el significado de la palabra GOZO. Para gozar y estar contentos no necesitamos ingerir una gota de licor. El gozo es fruto del Espíritu Santo y es gratis. No necesitamos disfrazarnos detrás de una máscara y ponernos espuma o blanquearnos la cara para sentirlo. ¿Donde aprendimos que el sexo, el alcohol o las drogas traen felicidad? Quienes se refugian en eso no conocen la plenitud de Dios en el corazón.

Muchos cristianos esperan estos días de culto al desenfreno para participar de estas fiestas y su relación con Dios queda en “standby”. Dan rienda suelta a su carne el sábado y el miércoles de forma milagrosa les vuelve el temor a Dios nuevamente.

Esto es verdaderamente triste. Siempre he orado no que se acabe el carnaval, sino que cada vez sean menos los que participen del mismo. Amo esta ciudad y le pido a Dios que sea conocida porque ama y teme a Dios, por su educación y nueva cultura desasociada de este culto al desenfreno que tanto daño le hace a nuestras generaciones mas nobles.

Gozate en el Señor. Recuerda que El no ha terminado contigo.

Abrazo fraterno.

Pr. Jose Angel Castilla