La distracción que produce el hablar por dispositivos móviles mientras manejamos es un peligro mortal. Ver una pantalla, impide concentrarnos y poner la mirada al frente cuando conducimos. Todos hemos tenido la tentación de hablar con el volante en nuestras manos. Es viral e irresponsable. Pongo esto como ejemplo para ilustrarte sobre la necesidad de tener la mirada hacia adelante en la vida y no hacia atrás o a los lados.

Quien mira hacia atrás extraña, se amarra a un pasado doloroso, antiguos hábitos, pecados y situaciones o personas que nos recuerdan al viejo hombre. Eso que fuimos, queda atrás. Para avanzar necesitamos desamarrarnos y desconectarnos del pasado. Si miras a los lados puedes desear tener lo que otros tienen y te amargas de no poder tenerlo.

Solo miras a quien viene a través de tu retrovisor y puedes estrellarte por no observar bien a lo que viene hacia adelante. Cuando nuestra mira apunta al blanco, proseguimos a la vida eterna y nos concentramos en eso. Todo en esta vida acaba. Todo cuanto acumulamos en la tierra, la polilla lo acaba y destruye enseña Jesús.

No enfocarnos en lo eterno genera dolor, pérdida de tiempo, dar vueltas y vueltas sin norte, llegamos tarde y le quedamos mal a los seres que amamos porque nos los podemos llevar por delante.

La Biblia te insta a estar enfocado en tu blanco y debes soltar el pasado (recuerdos dolorosos, traumas y personas) y extenderte (saca la cabeza como atleta a punto de cruzar la meta) hacia adelante.

Tu blanco puede ser un propósito espiritual como orar intensamente por algo que anhelas. También podría ser una actividad vital ya sea familiar, personal, de trabajo o negocios. Necesitas concentrar los esfuerzos hasta conseguir un fruto. Dios opera a tu favor, te respalda en lo que hagas si puedes creer con fe y si le das a El la Gloria.

Pon la mirada en el blanco y no te desenfoques perdiendo el tiempo en distracciones momentáneas que te roban la energía, la creatividad y te restan emocionalmente. Hay momentos donde tendrás que DECIRLE NO A GENTE que te desenfoca del propósito y deberás ser selectivo a la hora de VOLVER A ASOCIARTE. Grandes logros los conquistarás rodeándote bien, porque necesitas de conecciones sanas para poder llegar a cumplirlos.

No te tardes en cambiar tu rumbo hacia el lugar correcto. Decídete hoy. No olvides que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete y a tu correo electrónico recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Comenta y comparte.

Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. Amén. En estos tiempos existen muchas distracciones que nos alejan por momentos de la voluntad de Dios, (redes sociales, televisión, personas), nos restan tiempo para Dios, por eso es necesario disponernos a orar y leer la palabra de Dios diariamente, constantemente, para no dar lugar a estas distracciones y mantenernos enfocados en el propósito de Dios. Gracias Pastor, bendigo su vida.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s