Levantar los brazos y adorar al Señor, es una manifestación externa de lo que sentimos internamente. No necesitamos ser afinados, tener métrica o un bonito color de voz. Dios va mas allá de como se escucha, ya que el mira el corazón contrito que se dispone para rendirse ante su presencia.


Cada vez que adoramos, amado lector literalmente tocamos a Dios. El desciende y se pasea a nuestro alrededor. Es entonces cuando podemos experimentar una manifestación de su poder. A Dios no le queda grande ningún problema de este mundo. Con un solo abrir y cerrar de ojos puede cambiar cualquier circunstancia que nos aflija.


La Palabra Adoración viene del vocablo hebreo shahah, que implica inclinarse o postrarse. En el griego, adoración viene de la palabra proskyneo y significa postrarse o rendir reverencia a algo o a alguien. Luego entonces ese honor, reverencia, homenaje dado a Dios, implica reconocer sus atributos divinos.


Podemos entonces expresar adoración con palabras en acción de gracias, canciones, o cualquier otro tipo de manifestaciones con nuestro cuerpo como la danza. David el dulce cantor de Israel, compositor de la gran mayoría de los salmos nos da ejemplo de eso cuando no sintió vergüenza de danzar para el Señor.

El contexto de esta Palabra era la advertencia que Dios le daba a su pueblo para que le adorara sólo a Él y no se inclinara ante ningún Dios pagano, de las siete naciones que tenían invadida la tierra prometida. Dios nos pide en adoración en exclusiva, es decir, sólo a Él.


Valora estos instantes de cuarentena para acrecentar momentos donde puedas cerrar tus ojos, arrodillarte, levantar tus manos y rendirte al Señor. Su poder descenderá y la atmósfera alrededor de tu vida, tu habitación y tu casa, cambiará.


Adora amado lector y recuerda que Dios no ha terminado contigo. Comparte el link de este post con alguien más y escribe en los comentarios con que canción sientes te conectas con Dios en esos momentos de intimidad. Recuerda que Dios no ha terminado contigo.

¡Quédate en casa!

Te bendigo. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

7 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s