Medita por un instante si alguien tiene algo pendiente por entregarte, sea un objeto que prestaste, dinero o una promesa que te incumplieron. En el caso del Señor no aplica pensar que nos deba algo. El no tiene asuntos pendientes por resolver con nosotros. A El lo caracteriza cumplir lo que promete y Su Palabra es nuestra mayor garantía.

Hay personas que sienten que Dios sí tiene pendientes con ellos, por eso reniegan, se quejan y amargan. Se olvidan que Dios es bueno pero también es soberano y no nos tiene que pedir permiso para proceder. Haz un inventario mental de todo cuanto te ha dado y ha hecho Dios contigo. Estoy seguro que mucho de lo que tienes no lo pediste, El te sorprendió y sus beneficios aún no concluyen para ti.

Empieza una semana lleno de gratitud por esta cuarentena, da gracias al Señor si te rebajaron el sueldo o estás sin trabajo, da gracias porque estás sano, da gracias por tu familia, porque tus hijos están estudiando virtualmente, porque tu estás teletrabajando o trabajas presencialmente, dale gracias por todo lo que tienes. El Señor usa un empleo o la sabiduría que te dio para emprender un negocio, pero siempre seremos nosotros los deudores de Dios pero El jamás.

Hay bendiciones que son parte del regalo de Dios y son por Su gracia, no has hecho nada para merecerlas. El aire que respiras no tienes que pagarlo, poder comer, descansar cada noche y volver a despertar siempre será una bendición.

Nada lograremos por nuestras propias fuerzas y energías. Acuérdate siempre que ha sido por la mano de Dios. Por 40 años Israel fue bendecido por la providencia divina en el desierto. Al ingresar a la tierra prometida cesó el maná. Dios les habla a traves de Moises con este pasaje para que tuvieran presente de donde los habia sacado y lo que habian vivido antes de entrar a esa tierra.

No planifiques el futuro sin hacerlo a El, parte de tus planes, es un grave error de suficiencia. El control no está en tus manos. No te jactes de nada. Todo lo debemos a El.
Nunca olvides quien eras sin Dios, mirate lo que eres y en dónde estás hoy. Recuerda que Dios no ha terminado contigo.

Abrazo fraterno. Suscríbete, comenta y comparte con otros.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s