Sólo quien vive la experiencia de restauración, podrá comprender el significado de la palabra misericordia. Detrás de un pecado escondemos la vulnerabilidad a áreas no tratadas e infectadas del corazón que necesitan la intervención urgente del Señor.

He allí donde necesitamos que sólo el Señor llegue con su incondicional amor, cubra, sane y trate lo que en nuestras propias fuerzas no ha sido posible.

¿Cuántas veces has luchado en tus propias fuerzas buscando una respuesta a interrogantes y áreas débiles de tu carácter?

Concéntrate entonces en esas heridas, que pasados los años han producido CONSECUENCIAS o pecados que hoy cometemos y con el que luchamos. El foco debe ser sanar la herida perdonando pero también renunciar a lo que ella produjo.

Está mujer de la historia, no cesaba de besar los pies del Señor porque había recibido perdón, amor y había sido restaurada. Ella manifestó tanto amor en aquel acto, porque se sentía amada. Dios no tuvo asco para limpiarnos de nuestras inmundicias. QUE TU CORAZÓN REBOSE EN MISERICORDIA Y COMPASIÓN POR LOS DEMÁS.

Dios no ha terminado contigo, suscríbete y bendice a otros difundiendo este artículo. Suscríbete WordPress, dale me gusta y deja un comentario. Te bendigo.

Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

 

 

4 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s