Con este artículo concluyo este tema tan importante acerca de la victimización. El martes pasado lo inicie con la primera parte del mismo (al final te dejo el link del mensaje anterior). Las características que encontramos en aquella persona que se victimiza son:


1. LA VICTIMA NO QUIERE CAMBIAR. La razón es que obtiene beneficios del entorno que le brinda seguridad para seguir alimentando la conmiseración, de la que no quiere salir.

2. LA VICTIMA LE GUSTA SUFRIR. Su sufrimiento real pero también eternizado y no sanado, lo lleva a tomarle gusto al dolor, volviéndose masoquista del mismo.

El Señor a Josué le manda secar las lágrimas por la muerte de su líder y mentor Moisés. Lo empodera y exhorta a que sea fuerte y valiente, porque lo que venía no era fácil. Tenía que conquistar la tierra prometida y llorando y haciéndose la víctima, no era posible lograrlo.

3. LA VICTIMA RENUNCIÓ A CRECER: Quien no crece, decrece. Quien se hace víctima, no quiere madurar y pasar la página oscura y difícil de su vida.

4. LA VICTIMA NO ASUME NINGUNA RESPONSABILIDAD, porque es más fácil que los demás te resuelvan los problemas, que te hagan la tarea pero nunca ser responsable de la conducción de tu propia vida.

5. LA VICTIMA DESGASTA EL BUEN ANIMO DE LOS DEMÁS y le roba la energía, la buena actitud y la fe. Terminan las víctimas solas, sin amigos y familia, cansadas de las mismas historias de siempre. La víctima cree tener la razón siempre y se cree con el derecho de hablar mal de otros, los que piensa o argumenta, que le hicieron daño.

Conclusión:
¿Cual es tu responsabilidad frente a lo sucedido?
a. No te concentres en el problema, sino en la solución al mismo.
b. Encuentra sentido a tu sufrimiento.
c. No inviertas tiempo en cosas que no valen la pena.

Mira la enseñanza completa en los siguientes links:

Te invito a que me acompañes todos los martes y jueves a las 6pm en el programa Directo al corazón, a través de youtube, canal cbintv.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete, dale me gusta a este artículo y compartelo con otros. Te bendigo. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s