El gozo es una profunda alegría espiritual, que el Espíritu Santo infunde en los corazones de quienes deciden seguir al Señor. La Palabra nos insta a disfrutar de un banquete continuo. El gozo que el mundo entrega no es constante, siempre requerirá de ayudantes para lograrlo, por ejemplo: Buscar a quien nos haga reír, trasladar nuestra alegría a personas o situaciones como irse de vacaciones o ver una película, ingerir licor y embriagarse creyendo que allí está la fuente de plenitud y gozo.

Ninguna de esas cosas son sostenibles. El gozo de Dios como fruto de su Espíritu, produce una paz y una preparación para cuando te sobrevengan situaciones adversas. Jesús nos habla de gozo, momentos previos a vivir aquel difícil instante en Getsemaní, cuando tuvo que pedirle al Padre, que si era posible, le permitiera no beber la difícil copa de la decisión de morir en la cruz.

¿Cual crees que es el mayor enemigo de tu gozo?

Podemos luchar con los enemigos que hurtan el gozo de tu corazón. Entre ellos: Formar tormentas en un vaso de agua, porque exageramos y magnificamos las situaciones. No darnos a la tarea de sanar nuestras viejas heridas, posponer los momentos felices o de esparcimiento, porque nunca tenemos tiempo o nuestra agenda no tiene espacio para ello.

De igual manera el perfeccionismo y la rígida manera de llevar la vida, la monotonía laboral y aun estas situaciones de confinamiento forzoso, conllevan a hurtar nuestro gozo. No cambies el gozo momentáneo del mundo, por el gozo permanente de Dios. Que tu corazón disfrute del regocijo y la felicidad en Dios. No pierdas más el tiempo, buscando una fuente distinta a Dios, para disfrutar de gozo y felicidad. Recuerda que El no ha terminado contigo.

Si deseas ver este mensaje en video, te entrego el enlace para que lo veas completo en el programa Directo al corazón, en el canal cbintv de youtube, los días martes y jueves a las 6pm.

Si te gustó este artículo compartelo, dale like, suscríbete al blog si aun no lo has hecho y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo post.

Te bendigo. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s