Cuando Dios opera y se mueve a nuestro favor, tenemos que compartirlo. No podemos callarlo, necesitamos testificarlo. Esos testimonios serán armas salvíficas para alcanzar a quien aún flaquea en su fe o carece de toda relación con el Señor.

Somos agentes y portadores de buenas noticias y detrás de cada hecho de Dios en nosotros, hay un propósito que quiere lograr para bendecirnos como buen Padre, pero también que otros vean su poder en nosotros.

El suegro de Moisés llega de visita y este último, no podía callar frente a todo lo que Dios había hecho. Un faraón derrotado, un ejército que pereció en el mar rojo, muros de aguas a lado y lado del pueblo marchante con puños arriba y pies secos. Esa gran victoria fue el testimonio que compartió Moisés.

Piensa por un momento en alguien a quien puedas compartir en este día de tu gratitud y amor al Señor. Esas palabras traerán refrigerio y esperanza a algún corazón sediento de las aguas del Señor. Recuerda que Dios te ama y no ha terminado contigo.

Te bendigo. Comparte este articulo con tu familia y amigos. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo post. Deja tu comentario y no te quedes callado, alguien necesita escucharte.

Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s