Si Dios nos llama su nación santa, nos está diciendo que su anhelo es que nos consagremos, guardemos y apartemos solo para El. Hay personas que en su casa tienen un vaso en el que sólo beben ellos. Nadie puede tocar o usar ese objeto que es de exclusivo manejo de quien lo apartó.

Así pasa con el deseo de Dios con nosotros. Tenemos un libre albedrío que nos da libertad de acción y pensamiento, pero condicionado a hacer Su voluntad perfecta, porque lo amamos y debemos rendirle cuentas.

El mensaje de Dios al pueblo, tenía que ver con identidad. Israel estaba siendo sellada y marcada en bendición. Era el deseo de Dios de levantar familias que lo amaran y buscaran. Que le rindieran culto y eso se transmitiera de generación a generación.

Ese deseo de Dios sigue vivo para tu vida hoy. No te des por vencido si tienes hijos y miembros de tu familia que no son muy espirituales o se quejan todo el tiempo. Sigue creyendo y cree que tu casa, es una casa de Reino y cada corazón de los miembros de tu familia, se rendirá, amará y servirá a Dios.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares.

Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s