Hoy en nuestro jueves de TBT, le toca el turno a este artículo de los más leídos del año pasado. Decir primero Dios, se ha vuelto  una frase común para todos aquellos que quieren que les vaya bien en la vida. Es casi como de agüero, como si repetirla garantizara o amarrara la bendición de Dios a la vida, familia o negocio de quien la dice. Pero muchas veces en la vida no se refleja de que Dios sea en verdad lo primero. Respóndete estas preguntas si Dios es lo primero de tu vida:

¿La primera conversación de tu día es con el Señor? ¿La primera canción que escuchas está dedicada a El? ¿Tus primeros pensamientos son acerca de El?

Si las respuestas a estas tres preguntas, son un NO, tristemente Dios no es lo primero de tu vida. Sacamos sagrado tiempo para hacer ejercicio, trabajar de sol a sol, recrearnos viendo series de TV, perder el tiempo en redes viendo vídeos de chistes y memes. Podemos llegar a invertir tiempo hablando con personas, pero NO apartamos espacio de calidad para Dios. Podemos pasar días donde no oramos o hacemos micro oraciones, que dan clara señal de nuestra frialdad espiritual.

Si deseas decir hoy: DIOS Primero, toma nota de los siguientes consejos:

A. Pídele a Dios que te enamore más y más de El.

B. Dile que aumente tu fe, porque sin ella, será imposible agradarle.

C. Organiza en tu agenda diaria y aparta momentos de meditación bíblica y oración.

D. Escoge canciones de adoración que te gusten y dedícaselas a Dios, mientras oras o meditas, haces tus quehaceres y aún mientras conduces hacia tu lugar de trabajo.

E.  Renuncia a la desorganización y crea nuevos hábitos donde con tus actos, le demuestres a Dios, que lugar ocupa en tu vida.

F. Rinde cuentas sobre los avances que tengas a un mentor espiritual maduro.
Recibe la recompensa del cielo por cuanto has decidido creer y sacar tiempo para buscarlo.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Te bendigo. Suscríbete a este blog, comenta, dale me gusta y comparte con otros.

Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla. B.

11 comentarios

  1. Una reflexión totalmente real en nuestros tiempos, decimos que Dios es lo primero, pero damos prioridad a otras cosas y Dios va quedando relegado al tiempo que nos sobra o quizá ni siquiera queda tiempo para El . Cuando Dios realmente se convierte en una prioridad es algo que se refleja a través de nuestros actos, en nuestro vivir diario y aún en nuestras conversaciones con los demás, es algo que fluye de manera natural como resultado de esa comunión con El. Bendiciones!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Qué importante examinarse. Mirar atrás, responder el test. Observar los avances. Y desear cada día más y más la llenura del Espíritu Santo, nuevos niveles de intimidad… Dios es grande.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s