Una de las satisfacciones más grandes, para el maestro que imparte sobre sus estudiantes o seguidores, es que aprendan e imiten el conocimiento y las enseñanzas impartidas. Cuando nos proponemos preparar un corazón para enseñarle y formarle a la luz de Biblia, queremos que no sólo sea un oidor, sino un hacedor de los principios impartidos por ella.

Pablo en el anterior pasaje le está hablando a los filipenses, acerca de la importancia del aferrarse a la palabra de vida. Cielo y tierra pasan, llegarán teorías y filosofías humanas, modas van y vienen, pero la Palabra permanece para siempre y sus principios son atemporales. Un día el Señor regresará por nosotros. Que cuando ese momento llegare, tu y yo, estemos listos para partir con El.

Estamos llamados a fructificar porque la poderosa semilla de la Palabra está grabada en nuestros corazones. Nuestros líderes y mentores no han corrido la carrera en vano. Se han esforzado por cuidarnos, discipularnos, orar por nosotros y formarnos. Mantente apercebido y fiel a lo que has aprendido. La fe te recompensará. Esa corona te espera al momento de la venida del Señor.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla.

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s