Hoy es jueves de TBT y traemos un artículo de los más leídos del año pasado. Lo titulé: “Honra y te honrarán”. Espero que sea de gran bendición a sus vidas.

Cuando somos jóvenes, cometemos muchos errores producto de la inmadurez. Uno de los actos de deshonra más grandes que cometí y por el cual me arrepiento aún hoy, me sucedió con mi papá a mis 17 años. Tuvimos una fuerte discusión, ya que la falta de perdón en mi corazón hacia él, me hacía responderle mal y no querer tenerlo cerca, por haberse separado de mi mamá y sentirme abandonado.

Le grité y ofendí diciendo que me arrepentía de ser su hijo y lo maldije. Estaba cegado de la rabia y no medí mis palabras. Por dolor y resentimiento, podemos llegar a deshonrar a padres o a personas mayores, importantes y de autoridad en nuestra vida. Esa deshonra puede ser producto de la ALTIVEZ DEL ESPÍRITU, resultado del orgullo, que en algunos casos, nos lleva a creernos el centro de todo, sintiéndonos que tenemos siempre la razón. Esa ceguera y altivez, nos lleva a creer que podemos pisar, humillar y ofender a los demás porque queremos. Un altivo de espíritu desconoce la autoridad y no respeta a nadie.

La terquedad es ciega y nos puede llevar a creer que tenemos la última palabra, sentir que no nos equivocamos y controlamos a los demás. La ignorancia lleva a nunca reconocer, en nosotros mismos, las señales de que somos seres altivos, e ignorantes. Todo esto unido nos introduce en CARCELES de deshonra.

Renuncia a la deshonra en el nombre de Jesús, hacia todos los que de palabras un dia menospreciaste: padres, profesores, amigos o conyuges. Proponte reparar el daño que causaste, modela y marca con honra visible, a tus generaciones (hijos) para que un día, tu recibas de ellos HONRA también.

Honra en el idioma hebreo significa “Kabod” que traducido es peso, valor, precio, querido, preciado y precioso. Este pasaje entrega un mandato clave a todos los hijos: Honrar a nuestros padres. No tienen que ser los mejores, Dios los escogió como instrumentos para traernos al mundo y eso es motivo suficiente para honrarlos y ser agradecidos. La deshonra abre puertas a deshonra. Hoy deshonras y mañana, alguien lo hará contigo.

Recuerda que Dios no ha terminado de obrar en tu vida. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el contenido de este mensaje. Escribeme en los comentarios del blog desde que lugar me lees.

Te bendigo. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s