Una de las cosas más difíciles de sortear es la convivencia entre las personas. No es lo mismo compartir unas horas con la gente, a pasar días, meses o el resto de tu vida con los demás. Es allí donde afloran los roces y las molestias, por diferencias propias en los valores de cada quien. También hay situaciones convivenciales, cuando atravesamos la línea del abuso de confianza o el irrespeto. Esto sucede entre familiares, huéspedes ocasionales o vecinos.

No es que convivir sea complicado, pero hay personas que no saben vivir en comunidad. Más de una vez he sido víctima del molestoso ruido, producido por vecinos escandalosos, que se les olvida respetar a su vecindario que no es sordo al alto volúmen musical de sus equipos de sonido, o a las reparaciones domésticas en sus casas o apartamentos, en horas inapropiadas.

Hoy, este pasaje de proverbios nos recuerda la importancia del saber convivir. Aunque no conozcas bien a tus vecinos o el trato con ellos sea mínimo, debemos procurar siempre poner el ejemplo en todo sentido. Evita ser el foco de molestias para con los demás. Eso refleja lo que somos y al Dios al que modelamos.

Tengamos siempre una buena actitud y estar listos para ayudar a quienes te puedan requerir si está en tus manos hacerlo. También ésta palabra nos recuerda que no debemos encender los ánimos si no existen los motivos para discutir.

Que no se nos vuelva costumbre pelear y entrar en conflictos sin motivo. Somete al Señor tu carácter y vulnerabilidad de estar siempre a la defensiva. En éste tiempo de inicio de año, trabajemos en que nuestro carácter sea cada vez más y más parecido al de Jesús.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Escribeme desde que lugar del mundo me lees. Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla.

1 comentario

  1. “1 (1b) ¡No hay nada más bello ni más agradable que ver a los hermanos vivir juntos y en armonía! Es tan agradable ver esto como oler el buen perfume de los sacerdotes, perfume que corre de la cabeza a los pies. Es tan agradable como la lluvia del norte que cae en el monte Hermón y corre a Jerusalén, en el sur. A quienes viven así, Dios los bendice con una larga vida.”
    ‭‭Salmos‬ ‭133:1-3‬ ‭TLA‬‬

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s