Son palabras fuertes pero el proverbista las resalta y nos exhorta a no actuar como la gente despreciable y perversa. La característica que las define es la mentira. Hay personas que se acostumbraron a decir siempre mentiras. Una y otra vez, de tal manera que todo lo que consiguen a nivel laboral, personal y emocional es a base de engaño. Se les olvida que a Dios no le podemos engañar y que el observa y está presente en todo lo que hacemos.

Ese mentiroso no está realmente imitando a Dios, sino al diablo, el cual la Biblia lo describe como padre de toda mentira. Necesitamos siempre hablar la verdad y ser verdaderos seguidores de Jesús, en el cual nunca se halló una mentira. Nuestros labios no pueden ensuciarse diciendo falsedades, murmurando de los demás, rompiendo pactos de lealtad cuando nos sintamos ofendidos, traicionando así la confianza que otros han depositado en nosotros.

El mundo es desleal y mentiroso por falta de temor a Dios. Se corre a traicionar y ser perverso porque eso es de lo que abunda en el corazón. En nosotros no debe suceder esto. Un hijo de Dios no debe guiñar los ojos en señal de ocultar o esconder algo. Debemos mirar a las personas a los ojos cuando estemos conversando para que vean en nosotros, la transparencia, la integridad que caracteriza a un verdadero discípulo del Señor.

Si alguien te ha considerado despreciable y perverso, revisa tus actos y palabras para con esa persona. Qué fue lo que sucedió para que te traten de esa manera. Si eres tú quién siente desprecio en el corazón, por personas que no has podido perdonar, entrégalas al Señor y pídeles perdón. Cambia murmuración por oraciones y bendiciones para quienes te han hecho daño y hoy te cueste mucho perdonarles. No pagues a nadie mal por mal. Recuerda que Dios no ha terminado contigo.

Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Si te gustó el artículo de hoy, dale me gusta. Escribeme desde que lugar del mundo me lees. Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s