La Palabra de Dios nos enseña que el que no trabaja, que no coma. Cuán importante entonces, es que nos esforcemos, emprendamos y hagamos las cosas bien. La recompensa al esfuerzo, tarde que temprano llegará. El perezoso en su actitud adormitada, habla y dice que hará, pero no hoy sino mañana y al día siguiente dice que después y así puede seguir hasta nunca conseguir nada.

El trabajo es una bendición, ganemos mucho o poco. Imprimir esmero a nuestro trabajo, marcará la diferencia en la forma en la que lo hacemos. Definimos por esmero, al cuidado y atención extremos que pone una persona al hacer una cosa. ¿Será que te esmeras en tú trabajo, buscando hacer las cosas bien? La prosperidad es integral, crecemos y nos desarrollamos por dentro y por fuera. Nadie es verdaderamente próspero si el enfoque de su productividad, es meramente material. Hay otros que prosperan hacia adentro, pero no se esfuerzan en tocar puertas para conseguir un empleo o emprender algo, y esperan que con esa mentalidad facilista y poco esforzada les vaya bien.

Esmérate en darlo todo por tu familia, con la ayuda del Señor obtendrás el pan y la provisión de cada día. No vivas esperando sólo a que te den, como algunos hacen. La pereza y el desgano, los lleva a hacerse parásitos del esfuerzo ajeno. Personas así siempre llegarán a pedir una y otra vez. Si luchas con la pereza mental, física, la falta de ideas y creatividad para emprender negocios, pídele hoy a Dios una oportunidad especial, en donde veas su mano operando a tu favor.

El te sorprenderá porque es fiel cumplidor de promesas. Una de las que me apropio a diario es: “que Él no deja al justo desamparado ni a su descendencia que mendigue pan”. Cada vez que algo me falta, declaro esta Palabra y la hondeo como una bandera 🚩, hasta ver a Dios moverse a mi favor. No me quedo renegando de las situaciones negativas vividas. Me levanto en fe, sin dejar de esforzarme.

El Reino de los cielos lo arrebatan los valientes. Así que renuncia a la pereza, sal a conquistar y a arrebatar lo que te pertenece. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje.

Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

  1. Este es uno de los mejores artículos que he podido leer de usted Pastor. Que Dios lo siga inspirando en lo que hace y le brinde mucha más sabiduría y entendimiento para seguir leyendo mensajes tan extraordinarios como estos que de verdad motivan enormemente a cualquier emprendedor, viendo que el trabajo con esfuerzo, Dios lo prosperará y recogeremos mucho fruto.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s