El famoso dicho popular dice que: “La esperanza es lo último que se pierde” y es totalmente cierto. La palabra del Señor nos habla de tres cosas que necesitamos en la vida en Cristo para poder permanecer y son: La Fe, la esperanza y el amor. Los dos primeros son claves para caminar y avanzar de la mano de Dios, mientras no le veamos. Cuando estemos frente a Él cara a cara, sólo necesitaremos de la más importante y será del amor. Ya la fe y la esperanza en la eternidad, no nos servirán de nada.

Con fe y amor podremos regocijarnos en una esperanza viva en Cristo, que nos renueva y purifica cada día. En este camino terrenal lleno de altibajos, luchas y esfuerzos, también hay sueños por cumplir. ¿Cuál es el tuyo para éste primer trimestre del año?. Todo sueño hace parte de un gran proyecto de vida, donde cabe el desarrollo espiritual, el personal, el familiar y también el económico.

Que el cumplimiento de sueños éste año, no sólo sea remodelar la casa, cambiar el carro o aumentar los ingresos económicos. Esos sueños son importantes y nos motivan, pero que dentro de ellos puedas incluir estudiar la Biblia, discipularte o servir al Señor. No se cuántos anhelan crecer en comunión con Dios y quejarse menos. Así como cumplir sueños asociados al amor y el perdón por los demás.

No hay cosa más desmotivante que ver correr las fechas de entrega, de aquello que soñamos, oramos e invertimos tiempo y esfuerzo por sacarlo adelante. A eso Salomón denomina esperanza postergada. Que el término en el que deseas que las cosas se den, conforme a la voluntad perfecta de Dios, sea una realidad en éste tiempo.

Riega de oración, fe y espera, el árbol de los sueños todos los días. Ese es el anhelo del Señor, vernos cumplirlos y que ellos se muestren como frutos visibles de a quien le creímos para poder conquistarlos. Testifica y dale la Gloria al único digno de recibirla. No sientas miedo de intentar trabajar, en pro de tu desarrollo espiritual, personal y económico. Todo esfuerzo siempre tendrá su recompensa. Ora hoy por esos sueños en todas las áreas y espera en el poder del Señor. El añadirá todo lo que te haga falta conforme a sus riquezas en Gloria en Cristo Jesús. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje.

Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla.

2 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s