A todos nos han respondido de forma hostil y áspera en diferentes situaciones y momentos de la vida. Una mala contestación, es de lo más desagradable que podemos llegar a sentir en el ejercicio cotidiano de nuestras relaciones. Hay personas que hablan muy fuerte y parece que estuvieran como malgeniados, no siendo así. Otras responden según como les ha ido en el día, y si les han salido mal las cosas, los platos rotos los pagamos los que nos encontramos cerca.

Hay un tercer grupo y son los que amanecen de mal genio. No encuentra uno cómo decirles algo, porque su respuesta es áspera y fuerte. Están los que cuando sienten hambre y la comida está retrasada o tienen problemas económicos, responden áspera y groseramente. En cualquier de los anteriores casos, partamos del punto que: NADIE TIENE LA CULPA DE LO QUE LE PASA AL HOSTIL. No le metas culpa a los demás, de los problemas y situaciones personales que te sucedan, respondiéndo asperamente.

Al enfrentar a un hostil y áspero de palabras, tengamos en cuenta no responder de la misma manera como nos hablan. Debemos hacerlo sosegadamente. Esto es de lo más difícil, pero no imposible de lograr. No debemos conectarnos, a la incorrecta forma de hablar de otros. Tampoco colocarnos en el papel de jueces de la pobreza comunicativa que algunos adolecen y que puede provocar o encender los ánimos.

He allí donde debemos deternos y pensar en que hubiera hecho Jesús en nuestro lugar. No conozco a alguien más injuriado y calumniado que el Señor. Hubo instantes donde no pronunció palabras, sino que encomendaba su causa al único que podía juzgar justamente, según el apóstol Pedro nos lo enseña. La respuesta sosegada y tranquila, desvía cualquier situación de enojo a nuestro alrededor.

Pide paciencia al Señor, respira profundo y prepárate para ser tolerante y responder como te gustaría que te respondieran, si fueras tu quien estuviera ante una situación así. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje.

Abrazo fraterno y feliz fin de semana.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s