Cuando el hombre se junta para hacer lo bueno lo saca adelante, pero también puede hacer equipo para lo incorrecto, lo indebido y lo que desagrada a Dios. Babel es sinónimo de confusión, porque el Señor confundió el lenguaje de un pueblo que se unió y se propuso edificar una torre, sólo con el objetivo de HACERSE UN NOMBRE y ser RECONOCIDO entre todas las demás naciones de la tierra.

Al ver Dios que la motivación de ese pueblo no lo incluyó a El, confundió intencionalmente su lenguaje, para que no se entendieran entre sí y la Torre quedara inconclusa. ¿Cuántas torres (planes y proyectos ajenos a la voluntad de Dios), hemos iniciado en nuestra vida?

El orgullo, la vanagloria y el hambre de reconocimiento, lleva al hombre a independizarse de su creador para ciertas cosas. Piensa que todo lo puede hacer y lograr sin el respaldo divino. En ese error hemos caído todos. Nos sentimos sobrados en conocimiento y experiencia. En el anterior pasaje no se menciona el nombre, pero los estudiosos apuntan a que el rey en aquel tiempo era: Nimrod. Un hombre soberbio, que solo buscaba el PODER.

Cuando las motivaciones del corazón son incorrectas las torres (sueños y proyectos) nunca terminan en materializarse y quedan a medias. Si Dios no hace parte de nuestro proyecto de vida, las torres nunca concluirán bien. Confundidos en el egoísmo de hacernos un nombre, no sabremos hacía donde dirigirnos. Busca siempre la dirección de Dios antes de emprender cualquier proyecto y espera su confirmación en cuanto al tiempo de inicio. No te guíes por tus emociones, porque estas son efímeras. Oro que tú proyecto de vida posicione en la cúspide del mismo, al Señor y todas las demás cosas converjan y se alineen de acuerdo a su propósito para ti.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno para ti.

Pr. José Ángel Castilla

4 comentarios

  1. Gracias Pastor, edificador mensaje, nos recuerda los errores y lecciones aprendidas sin Dios, y un nuevo comienzo guiados por Dios. Isaías 55:8-9. Los pensamientos y caminos de Dios son más altos que los nuestros. Bendigo su vida.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s