Envidiar es una Emoción y un PECADO de la carne, que no solo implica ANHELAR lo que otro tiene, sino QUE nos COLOCA EN EL PLANO DE LA INSATISFACCION Y LA QUEJA PERMANENTE.
La palabra envidia viene del latin: “YO MIRO A”. Esto quiere decir mirar mal. Admirar significa: “MIRAR A”. Ambas miran pero una trae consigo ENOJO, la otra, ADMIRACION.

La envidia nace de la sensación de que nunca tendremos lo que otro tiene y se caracteriza por la MOLESTIA, ante el logro de un objetivo por parte de otra persona, el cual se quería para uno mismo. No considerando nunca, el ESFUERZO y los recursos invertidos por la otra persona para obtener lo que hoy tiene.

ENVIDIA es sentir TRISTEZA por el BIEN AJENO Y PESAR POR LA FELICIDAD DEL OTRO. Meritzel Hernandez.

La EXCELENCIA y el TRIUNFO generan envidias. Nadie envidia ser miserable o pobre. Comúnmente envidiamos: Logros, reconocimiento, casa, dinero, familia, pareja, amigos, ministerio, unción, dones, la gracia y el favor de otro. Veamos 4 ejemplos de envidia en la Biblia.

  1. CAIN. La ofrenda de Abel fue de agrado para Dios, y la suya no. Lo mató por envidia.
    (Génesis 4:3-8)
  2. CORÉ. Sintió envidia de envídia de Moisés, la tierra se abrió y lo tragó. (Números 16)
  3. SAUL. Envidió a David y lo persiguió a más no poder. Fue asesinado en la batalla. (1 Samuel 18)
  4. LIDERES RELIGIOSOS. Asesinaron a Jesús por envidia.

¿Por qué la envidia es un pecado?

Porque divide a las personas. Destruye relaciones, causa discordia, crea espíritus de amargura y de maldad. Hace que la gente diga y haga cosas de forma tóxica. Tener envidia es claramente un pecado, y está definido como tal en la Palabra de Dios.
¿Cómo podemos vencerla?

  1. NO CEDER ANTE LA TENTACION
    Jesús puede compadecerse de nuestras debilidades y socorrernos cuando somos tentados. Existe un trono de gracia al que podemos ir confiadamente, para alcanzar misericordia y hallar gracia (poder del Espíritu Santo) para vencer cada vez que somos tentados a envidiar.
  2. RECONOCER QUE SOMOS ENVIDIOSOS.
    Es natural decirnos a nosotros que no somos envidiosos. Pero si el anhelo de nuestro corazón es ser liberados de todo pecado, entonces necesitamos humillarnos a nosotros mismos y reconocer la verdad.
  3. RENUNCIAR A LAS JUSTIFICACIONES.
    La envidia empieza con el pensamiento: “No es justo”, “¿Quién se cree que es?”, “¿Por qué yo no recibo el reconocimiento?”, “¿Por qué son siempre ellos los que reciben la bendición?” Cosas tan simples como éstas, causan intranquilidad en nuestra alma, nuestros sentimientos y “razonamiento” para reaccionar y sobreactuar. Nuestro propio ego siempre estará preocupado.
  4. CRUCIFICA TUS PASIONES Y DESEOS MALSANOS.
    Por fe podemos considerarnos a nosotros mismos, nuestros sentimientos, pensamientos, opiniones, ego, etc.
  5. SER AGRADECIDOS Y TENER CONTENTAMIENTO
  6. TRABAJAR EN EQUIPO
    En la unidad no hay estrellas ni envidias. Hay unidad y todo es de todos. No hay logros particulares.

Los miembros del Cuerpo no pueden trabajar uno contra otro, de lo contrario el cuerpo no funcionaría.
Si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan. ¡En el Cuerpo no existe la envidia!

LA ENVIDIA NOS HACE INTOLERANTES.
LA ENVIDIA CONTROLADA O DESCONTROLADA, OCULTA O MANIFIESTA, SON ENVIDIAS, AL FIN Y AL CABO. Nunca más vuelvas a decir que sientes envidia de la buena, porque esa no existe. TODA ENVIDIA ES MALA.

Consejos finales :

  1. TRABAJA EN TU AUTOESTIMA
    Sueña, trabaja por lo que quieres sin mirar a los lados.
  2. NO COMPITAS CON NADIE
    No hagas nada sólo para demostrar a otros lo bueno y lo capaz que eres.
  3. SEA LA MEJOR VERSION DE SI MISMO.
    No te sientas mal por lo que otro tiene o se pone.
  4. ADMIRA Y CELEBRA LOS EXITOS AJENOS
    En lugar de envidiar, admira e inspírate.

Si quieres ver la enseñanza completa, te invito a acceder al canal de youtube: cbintv en el siguiente enlace:

Te invito a no perderte del programa Directo al corazón, todos los martes a las 6pm. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s