En mis 15 años de ejercer, como pastor asociado en la Iglesia Centro Bíblico Internacional en Barranquilla Colombia, en algunas oportunidades aconsejando personas, he visto cómo me buscan para que les entregue consejos, pero con el tiempo me doy cuenta, que lo que les dije no lo pusieron en práctica. Al poco tiempo vuelven y comparten lo mal que están, producto de su desobediencia. Más de una vez me he sentido que la sabiduría que Dios ha puesto en mis labios, es tenida en poco.

En la Biblia encontramos el caso de Judá. Se resistió a escuchar el consejo de Dios, a través de la boca del profeta Jeremías.

Cuan terco y obstinado fue Judá de no escuchar ni obedecer la voz del Señor. La Palabra de Dios es consejo sabio que permanece para siempre. Veo dos errores cometidos por Judá en este pasaje:

No seguir el camino correcto, y no prestar atención.

Las consecuencias que venían eran muy nefastas para Judá. El destino final, a donde nos lleva la terquedad y la obstinación, no puede ser de otra manera, sino terribles para nuestra vida. Esa rebeldía con la que algunos luchan, los lleva siempre a hacer su voluntad.

El rebelde te observa y se sonríe. Hace silencio y pone gesto obediente, pero al poco tiempo TERMINA HACIENDO SU PROPIA VOLUNTAD. En el fondo son rebeldes pasivos.

Si luchas con la rebeldía, la terquedad y la desobediencia ponte a cuentas con Dios. RENUNCIA a ese horrible pecado en el nombre de Jesús. Esto no te deja deja avanzar y alcanzar la bendición del Señor.

Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno para todos. Feliz fin de semana.

Pr. José Ángel Castilla

5 comentarios

  1. Dos caminos nos muestra el señor, uno ancho por donde pasan. Muchos, y conduce a la perdición y muerte, otro es angosto, donde el que lo sigue, cumple sus mandatos y escucha su voz logra conseguir la vida eterna con cristo Jesús… Debemos detenernos, mirar a nuestro al rededor y seguir con cristo como nuestro escudo🚸🏳️

    Me gusta

  2. Aún seguimos desobedeciendo a Dios, y lo más triste es que muchos lo hacen porque abrazan a dos de los grandes dardos de satanás: el temor y el orgullo. Dios como todo buen Padre nos quiere guiar y evitarnos sufrimientos, pero nosotros preferimos no obedecerle y asumir las consecuencias aunque resulten ser muy dolorosas y nos pueden alejar de Su presencia y protección. Otra desobediencia escrita en la Biblia, es la del profeta Jonás, quien por temor desobedeció a Dios sin dimensionar las consecuencias que podía enfrentar.
    Ojalá tomemos el compromiso de prestarle más atención a Dios, escuchar Su voz ,obedecerle de corazón y no ponerla a consideración del hombre; Dios con nuestra desobediencia se entristece. Buena Palabra pastor. Abba Padre con usted.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s