Quien dice que cree y que ama a Dios, ha tenido que experimentar momentos de prueba. El Señor no nos mete o pone tentaciones delante como algunos erróneamente creen, pero sí tiene la potestad de probarnos para sacar lo mejor del corazón, que de naturaleza es corrupto y rebelde. Éste tiempo de pandemia nos ha probado a todos. Así como el oro 🥇 es llevado al fuego, para consumir las áreas de lucha y purificarnos. El Covid 19, detrás de ser un virus letal, ha sido el fuego que muchos han experimentado en sus vidas, o la de sus cercanos, para volver los ojos al Señor.

Así que, todo lo que vivimos apunta a que por encima de nuestros deseos y anhelos más profundos, primará la voluntad perfecta de Dios. Sino, ¿Dónde quedan tantas oraciones elevadas al Señor, por sanidad de personas que finalmente se fueron a su presencia? Algunos se preguntan con amargura: ¿Será que me faltó fe? O quizás un poco más de oración. Ni lo uno ni lo otro, la voluntad perfecta de Dios fue llevarse a esos seres queridos a la eternidad aunque de forma inmediata no lo entendamos. Demos gracias al Señor, porque muchos de los que partieron, descansaron del agobio de enfermedades terminales.

Dios conoce nuestros días y sabe en que momento se apagará la vela 🕯 de la vida en ésta tierra. Ese no debe ser el motivo de preocupación y lamento, sino el que todos tengamos seguridad de salvación eterna. El cielo sólo tiene una puerta y la abre la llave 🗝 de salvación a través de la fe en Jesucristo. Vela que tengas eso presente cada dia de tu vida y preocúpate porque tus seres queridos también la tengan.

Cruzar la línea de la eternidad sin Jesús, es llegar a un destino incierto. Por eso hoy con éste articulo, quiero recordarte lo valioso que es en los cielos, un alma arrepentida que reconoce en Cristo su seguridad de salvación eterna. Muchos hoy ponen su esperanza de vida en una vacuna 💉. Ellas inmunizan de forma temporal, pero no dan garantía de vida ni de salvación.

Que tu corazón pase la prueba más grande vivida en el mundo moderno. Tomados de la mano del Señor pasaremos valles y ríos y nada nos dañará. Pide perdón al Señor y reconoce en tu corazón que sólo por el encuentras salvación y vida eterna. Llega a tus seres queridos que aún les cuesta creer y llévalos con amor a reconocer esa verdad eterna. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno

Pr. José Ángel Castilla

6 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s