Uno de mis personajes favoritos en la escritura es David. Admiro su valentía, su amor por el Señor, el respeto a Su presencia, su integridad y pasión por buscarle, no importando por qué momento adverso estuviera pasando. No en vano tenía un corazón conforme al del Señor. A veces algunos creyentes hacen de su búsqueda de Dios, algo circunstancial, es decir, sólo oran y lo buscan cuando lo necesitan. ¿Cómo te sientes cuando la gente te busca, sólo cuando necesita un favor de ti? ¿Cómo se siente Dios, si sólo lo buscas, por el milagro que necesitas? Detente en estas dos preguntas antes de continuar leyendo.

Otro aspecto que resalto en la vida de mi salmista favorito, era su confianza ciega en el único que podía liberarlo de todo mal y peligro, por eso escribió: «¡He de ver tu bondad en esta tierra de los vivientes!». David esperaba ser liberado y estaba seguro, de que aún en medio de los peligros que rodeaban su vida, el SEÑOR lo iba a liberar de todos ellos. Desmayamos si no tenemos clara la certeza, de que veremos Su bondad en medio de lo que vivimos.

Por eso titulé éste articulo: “Mientras estemos aquí”, porque mientras dure lo que nos resta de vida terrenal, tenemos que creer y confiar en que veremos Su Gloria manifiesta. Mientras estemos aquí: Tendremos aflicciones, pero sentiremos su amor. Afrontaremos momentos de escasez y disminución de recursos, pero veremos su provisión. Llegará la enfermedad y seremos perseguidos, pero experimentaremos su sanidad y veremos su protección. Nuestros enemigos los veremos caer uno a uno frente a nuestros pies, todo: “Mientras estemos aquí”.

Alguien necesita en éste día, una palabra de esperanza y de aliento en medio de ésta lucha por la vida de algún familiar enfermo. Por qué no le llamas o escribes y le recuerdas que levante su mirada a los cielos y que crea que su socorro viene de Jehová. Habla a tu alma también, si te sientes perdido o sin fuerzas y dile: «HUBIERA yo desmayado», pero confío y tengo paciencia en que veré la bondad de Dios en medio de lo que vivo.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s