Cuando algo de repente te sucede y no está bajo tu control, necesitas depender del Señor al 100%. Hace año y medio, luego de estar un largo rato sentado, al ponerme en pie DE REPENTE me sobrevino un fuerte cólico renal que me envió a la clínica y fui sometido a un procedimiento quirúrgico muy doloroso para ayudar a la expulsión de tres cálculos renales en mi riñón izquierdo.

Mi umbral del dolor es alto, pero era tan fuerte el cólico que tenía, que daba gritos muy fuertes antes de ser atendido por el especialista. Hoy personas gritan de dolor físico por alguna enfermedad, pero otros lloran de dolor emocional. Necesitamos experimentar esos «De repente» de Dios. Un toque sorprendente e inesperado en medio de los difíciles momentos que vivimos.

Así como me sucedió en este incidente, donde vi la mano del Señor por la oportuna atención que recibi y diagnóstico certero por parte del cuerpo médico que me atendió, así suceden los milagros y la respuesta en lo que necesites de parte de Dios. Será un «DE REPENTE», no planeado por ti, pero si por Dios a tu favor. Un gran de repente lo encontramos en la Biblia, mientras Pablo y Silas se encontraban injustamente tras las rejas de una cárcel.

Adoraban al Señor y era tan fuerte su cántico, que podía escucharse en toda la prisión, pese a que su celda era bien profunda, quizás muy cerca de las pestilentes cloacas romanas. DE REPENTE vino un terremoto que movió todo, hasta los cimientos, las puertas de las celdas se abrieron liberándolos de las cadenas que los ataban. Cuando no hay más nada que hacer en las fuerzas físicas y te rindes absolutamente a tu creador, SÓLO QUEDA ADORAR.

Levanta en medio del dolor y de la tribulación que puedas enfrentar, una adoración que sea tan profunda, que puedas cantarla desde tu alma para el Señor. Así serás liberado de toda cautividad (emocional, física o espiritual), porque Dios te llamó a libertad y no a esclavitud. Grita no de dolor, sino de gratitud por lo que Dios ha hecho y hará en tí, porque recuerda que El no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s