Nada justifica ningún tipo de acto de violencia en contra de la población civil, a través del abuso de la fuerza física. Tampoco es aceptable destruir nuestras ciudades, saquear comercios, generar caos social y toda esta ola de violencia, muertes y terror post paro nacional en Colombia. Este blog no es un espacio de debate ni de opinión política, pero como colombiano, hijo y siervo de Dios, me duele el país en el que vivo y cómo, lo que ocurre de una u otra forma nos muestra el espejo de una realidad palpable, de la sociedad que hemos construido entre población civil y gobierno.

No juzgo a nadie. Necesitamos poner nuestra mirada en el Señor y entender que con violencia no podemos solucionar ni avanzar en la vida. La guerra externa de poderes, es la que libramos por dentro en medio del cansancio, las frustraciones, la rabia, las limitaciones y muchas otras cosas que a raíz de la pandemia del Covid 19 experimentamos todos. El resentimiento y el inconformismo no podemos descargarlo de dentro del corazón, hacia afuera destruyendo nuestro entorno y buscando culpables, no estableciendo responsabilidades ni encontrando soluciones.

Te invito a pelear pero espiritualmente, levantando un clamor por nuestra nación y sus instituciones. Bendecir nuestras ciudades, el campo y a nuestros gobernantes aunque nos gobiernen mal. Si sabemos orar y conocemos el poder que la oración tiene, tenemos que pedir sabiduría divina y temor al Señor, para quienes han sido puestos en esos lugares de autoridad de gobierno. Pedir para ellos misericordia y que Dios bendiga sus vidas y lo que hacen a favor del país.

No hagamos lo mismo que todos. Cambia quejas por oración y alabanza. Reemplaza las palabras con las que has maldecido a Colombia 🇨🇴 cuando las cosas no te han salido como esperas y ahora bendice esta tierra hermosa que Dios nos regaló como nación. Fomenta el amor, el perdón y el orar en lugar de criticar posturas políticas. Ningún gobierno humano logrará lo que sólo Jesús trae al corazón del hombre.

La paz viene del Señor. El mundo, los políticos corruptos, los hombres impíos, los intelectuales, los hombres crueles, los violentos y malvados, no conocen ni son portadores de paz. El apóstol Pablo nos habla en su carta a los filipenses que la paz de Dios, sobrepasa el entendimiento humano y también es fruto de su Espíritu Santo. Oro porque esa paz se establezca en el corazón de todos aquellos que quieren el mal para Colombia 🇨🇴.

Bendigo al presidente Duque y a su equipo de gobierno. Dios le dé la sabiduría que necesita en éste tiempo y que todo interés oscuro en el corazón de los asesinos de la paz en el país sean sometidos a la justicia del Señor. Colombia 🇨🇴 le pertenece a Jesucristo. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. Precioso mensaje 🌞 Que mensajes como éste se multipliquen a millón, tocando corazones, sanando la tierra, con el poder y la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo 🙏🙏🙏

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s