Alguien una vez dijo: “De 90 enfermedades, 50 son producidas por la culpa y las otras 40, por la ignorancia”. Sentirnos culpables, es lo más negativo que cualquier persona pudiera sentir y una de las formas mas utilizadas para poder manipular a los demás. La culpa es la diferencia entre lo que hicimos y lo que deberíamos haber hecho, entre lo que queremos y lo que deberíamos hacer. Meditemos muy bien y comenzemos a hacernos preguntas al respecto.

La culpa es vengarse, estar molestos y boicotearnos A NOSOTROS MISMOS. Vivir con culpa es pagar una pena PERPETUA. Lo funcional de todos los seres humanos es buscar crecer, sentirnos satisfechos, desarrollarnos, avanzar y suplir nuestras necesidades. No quedarnos detrás de la prisión perpetua de lo que hicimos, que no debimos haber hecho, y lo que no hicimos, pero que otros tóxicamente, terminan metiendonos culpa y haciéndonos sentir mal.

Sacúdamonos de esa miserable condición. Cristo pagó en la cruz del calvario el precio de todas nuestras culpas. No nos dejemos meter una más por parte de la gente que manipula con eso a nuestro alrededor. Todo ser humano, necesita suplir cuatro necesidades fundamentales:

  • Físicas
  • Emocionales
  • Intelectuales
  • Espirituales.

Si una de estas áreas no alcanza toda su capacidad de expresión, nos volvemos vulnerables a quejarnos, demandamos al extremo de los demás y manipulamos. Si le damos permiso a la culpa para que crezca y ocupe más espacio dentro de nuestras emociones, se convertirá en la causa de una depresión que inicia, pero no sabemos cuándo termina.

Una persona que manipula con la culpa siempre nos dirá:

Con todo lo que yo he hecho por ti, ¿Me pagas así?

No manipulemos a nadie. RENUNCIA a toda culpa y a toda manipulacion sobre los demás en el nombre de Jesús. Así como David en el salmo 51 pedía ser limpiado y purificado de toda culpa y de su pecado, digamos a Dios en oración lo mismo. Recuerda que el Señor no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno. Bendiciones.



Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s