A todos nos gusta recibir regalos. Sean empacados o sin empaque, invitaciones a comer o un sobre con una bendición en dinero, siempre será especial y nos muestra el gran amor de Dios manifiesto en cosas materiales, a través de las personas que utiliza para ello. De forma personal siempre tengo mis manos abiertas para recibir. No le hago desaires a nadie el deseo de regalarme, cuando siente el deseo de hacerlo. Muchas veces he sido sorprendido, porque aquello que recibo es justo lo que necesito y estaba esperando. ¿Qué regalos te han dado y han sido gratas sorpresas para ti? Los leo en los comentarios.

Este pasaje de hoy nos habla acerca de cómo un regalo puede abrir puertas. Podemos sorprender e impresionar gratamente a personas conocidas, familiares, amigos y también desconocidos cuando nos proponemos ser respuesta de parte del Señor a sus vidas. Ten esto muy presente siempre. Guardo recuerdos memorables vividos y aprendidos de la vida de mi madre. Fue una mujer muy detallista y atenta. Siempre tenía algo para regalar y nunca se negó a dar a quien le pidiera.

La pandemia y la estrechez económica que vivimos no puede llevarnos a ser mezquinos. Como en artículos anteriores escribí, necesitamos ser buenos administradores y no malgastar. Ser generoso no es sinónimo de despilfarro ni de mal administrar los recursos. De lo que sembramos recogeremos. No sabes con tu generosidad, en quien siembras que termine ese regalo o acto de cuidado hacia alguien, abriendote puertas.

Cuando damos no debemos esperar nada. Ese es un grave error que cometemos al momento de dar. La expectativa de recibir “algo” de aquel a quien le damos. Debemos poner nuestro enfoque en que como el apóstol Pablo nos enseña, que todo lo que hagamos lo hagamos para el Señor. Da sin esperar recibir nada. Piensa y pon tu corazón en que lo estás haciendo para Dios. El te retribuirá, ya que Su Palabra nos enseña, que no nos cansemos de hacer el bien pues a su debido tiempo segaremos sino desmayamos.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Comenta y comparte con otros amigos y familiares el link de este mensaje. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. Qué regalos te han dado y han sido gratas sorpresas para ti? Uno de los regalos que más recuerdo fue cuando me regalaron a Luky, un cachorro pequinés, que llegó para alegrarme la vida 😄 En ese entonces tenía 12 años de edad y le agradecí mucho a mamá por haber cumplido un deseo largamente deseado 🎉🎉🎉

    Le gusta a 1 persona

Responder a cristina14101988 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s