Si supiéramos que el amor es el combustible de cualquier relación y la fuerza más poderosa que existe, buscaríamos ir más seguido a proveernos a la fuente del mismo, la cual es DIOS. Nadie que no haya conocido ese amor, podrá decir que ama de verdad. El mundo no conoce la plenitud del amor, porque se ha enfocado en un amor erótico y egoísta, más guiado en recibir que entregar. Dios es el gran proveedor de amor, que riega nuestro corazón seco y estéril, porque El es amor.

El infinito e inagotable amor del Padre, es como un vestido que nos cubre la desnudez de las faltas, los pecados cometidos o aún las omisiones hacia los demás. ¿Qué tan ancha y larga es la tela del vestido, con la que cubres a los demás? ¿Estás presto por amor a justificar, dejar pasar, volver a dar oportunidades a quien un día te ofendió, dañó y marcó tu vida en el pasado? Deja tus comentarios al final. ¿Eres del tipo de persona, que cuando dice que se le sale alguien, se te sale para siempre y no das una nueva oportunidad?

A veces el amor que decimos tener por los demás, no nos alcanza hasta el final, porque su medida es inferior, perdemos la paciencia y nos damos por vencidos. Por esa razón se terminan relaciones de pareja, de amistad o de noviazgo. Construimos por error e inmadurez relaciones frágiles y vulnerables basadas en valores equivocados, tendemos a ofender porque creemos que así llamamos la atención. A la primera falta nos concentramos en lo malo y no en lo bueno que hemos compartido con esa persona.

Un día me llegó un pedido equivocado que solicité por internet. Ordené una cobija que llegó con una medida inferior a la solicitada y no lograba cubrir la cama. Por mucho que forcé estirarlas a pesar que me gustaban mucho, la idea no funcionó. Así pasa con las relaciones, no podemos forzarlas y estirarlas porque las podemos destruir. Necesitamos del amor paciente del Señor, del amor que no es egoista ni aun orgulloso.

El amor es una decisión. Dios escogió amarnos y nos adoptó como SUYOS. Si escogiste amar a alguien, que te alcance el amor hasta el fin, para cubrir a los seres que amas. Sin amor no hay relación que prospere. Si sientes que se te acabó el amor y te hace falta, ve a DIOS y pídele ser saciado a plenitud. RENUNCIA al orgullo y lucha por esas relaciones valiosas que Dios te dió: Matrimonio, Familia, amigos (muchos llegan a ser, como hermanos en tiempo de angustia)

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de ésta reflexión. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

  1. Amén. Inspirador mensaje, una cita bellísima, que siempre me lleva a ver el verdadero amor en Cristo, un amor que lo entrega todo, ese es el amor que Dios puso un día en mi corazón, me transformó, me hizo amar más a mis seres queridos, y a mirar con compasión a los demás, me llevó a pedir perdón y perdonar aquellos que me han hecho daño. Su amor me llenó, me dio paz y gozo. Hoy le sirvo a Cristo con pasión y acción de gracias. Gracias Pastor, bendigo su vida, que Dios llene aún más su vida.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s