Corría el segundo semestre de 1.995 cuando escuché una melodía por primera vez en la que se convertiría en mi iglesia http://www.cbint.org hasta el día de hoy y que decía: “A quién iré, a quién iré Señor, si sólo tú tienes palabras de amor. A quién iré, a quién iré, si tus palabras son de vida eterna”. Estaba en pleno primer amor con el Señor. Me deleitaba cantar esa canción y al sentirme perdido, no encontraba un lugar y rumbo distinto que sólo tomar los brazos del Señor. Al pasar el tiempo y estudiando la Palabra, encontré que las frases de esa melodía, eran las palabras del apóstol Pedro confirmándole al Señor no tener otro lugar sino El y otras palabras sino las suyas en las que hallaría razón para vivir y encontrar eternidad.

Hoy dedico esta entrada a todos los que se sienten ansiosos y sin rumbo. A los que la pandemia por el Covid, les robó un ser querido o te enfermaste y aún vives los rigores del malestar post corona virus. El cálculo por enfermedades mentales debido a lo que vivimos aún no ha sido cuantificado. Si te sientes abandonado, lejos de casa, esclavo de pecados ocultos, sin fe y oras y clamas a Dios por cambios en tú vida pero sientes todo igual, te motivo hoy a levantarte y decir: Yo iré a tí Señor, no tengo ningún otro mejor lugar en donde estar.

Jesús se sintió ABANDONADO por muchos de los que le seguían e hizo esa pregunta: ¿TAMBIÉN USTEDES QUIEREN MARCHARSE? Por eso Pedro le responde con una pregunta: ¿A QUIEN IREMOS? Esta es una de las declaraciones más hermosas, pronunciadas por un hombre que soltó sus redes de pesca por seguir incondicionalmente a Jesús. Esas palabras de Pedro, tenemos que hacerlas parte de nuestras oraciones cotidianas y también de las canciones que le entonamos al Señor en nuestra intimidad.

Me formé profesionalmente en Barranquilla Colombia y desde adolescente viví en cuartos rentados a universitarios, donde me tocaba compartir con cuatro y hasta cinco personas más, todas extrañas para mí. Sentí soledad muchas veces, me robaban mis pertenencias y la comida era pésima. Hubo momentos donde los dueños de esas casas, el dia que se aburrian de tener ese negocio, terminaban de la noche a la mañana echando a la calle a los jóvenes inquilinos, y tocaba correr a buscar donde vivir.

Fueron momentos difíciles pero fue allí donde sentí mas cerca y fuerte a ese Dios invisible pero real, que se hacía notar en esos lugares donde viví. Nunca más me sentí sólo. Así conocí el amor del Señor. Hay gente que se queja todo el tiempo por lo que perdió, lo que nunca tuvo, o lo sólo que se siente. Necesitas encontrar detrás de lo vivido el propósito para seguir adelante y continuar en la vida. Dios visitará tu corazón, solo disponte a dejarlo entrar.

Hoy necesitas decirle al Señor: sólo iré a tí, sólo a ti. Tu tienes las palabras que mi corazón necesita escuchar. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

  1. Preciosa reflexión: A quién iré? Esta frase me recuerda otra igualmente valiosa: “Aunque padre y madre te abandonaren, Yo no te abandonaré”… Así es nuestro precioso Padre Celestial 😊

    Le gusta a 2 personas

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s