Nuestras palabras pueden elevar exaltar y honrar a una persona, o podemos destruir, ofender y dañar la reputación de alguien a costa de las mentiras que contra ella por rabia y falta de perdón, se digan injustamente. Partamos del principio que un hijo de Dios no debería decir mentiras en ningún momento de su vida. No mentir, es uno de los diez mandamientos de la ley del Señor y como tal, una mentira es un hacha que tala el corazón de a quien se agrede con ella.

No hay excusas para mentir acerca de nadie. Cuando exageras en una situación añadiendo tu parecer o diciendo cosas que los demás nunca dijeron, nos puede llevar a destruir a una persona, una familia, amistades, etc. Los cónyuges deben basar su relación, con el principio de vida de hablar siempre con la verdad. Un padre debe modelar en su casa ese mismo principio, para que sus hijos sean modelados y no se conviertan en mentirosos, repitiéndose así la historia de sus padres.

Un mentiroso pierde toda credibilidad y nadie quiere confiar en el. Ni siquiera en juego se debe mentir acerca del buen nombre de nadie. La Palabra del Señor nos enseña que el padre de mentira es el diablo y quien miente, es totalmente influenciado por él. Renuncia hoy a toda mentira proferida, calumnias y chismes levantados, dañando la reputación ajena. Estamos cansados de la mala influencia de fake news en redes sociales donde se atenta contra la reputación de la gente y también de servidores públicos que cuando están en campaña política usan la mentira como un arma de guerra.

Como hijos de un Dios de verdad, ¡Tenemos que hablar siempre con la verdad! Cierra tus oídos a conversaciones que dañen a la gente y no te prestes para repetir lo que no te consta, siendo un portador de espadas agudas desenvainadas en contra de nadie. Cambia mentira por verdad, palabras de maldición a bendición e hipocresía por afecto genuino. Recuerda que Dios te ama y no ha terminado contigo.

Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de ésta reflexión. Deja tu comentario al final. Feliz fin de semana. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

  1. Es cierto pastor que cada uno mira la cosas desde un ángulo diferente, de acuerdo a como lo vivió, por eso también es importante no sacar conclusiones de una sola fuente. En cuanto a la mentira, pareciera algo pequeño en el momento, pero que al final nos puede enredar en más mentiras, puede dañar a quien mintió como al que fue víctima de la mentira, afecta nuestro buen nombre porque al final saldrá a la luz y lo más importante afecta nuestra relación con el Señor. Excelente mensaje pastor.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s