Restituir significa: Devolver una cosa a su dueño o restablecerlo en su estado anterior. Todos hemos sido víctimas en donde hemos perdido algo: Familia, paz interior, bienes materiales, alegría, un amor, la fe, amistades, etc. El innombrable enemigo del alma y de nuestra felicidad, ha venido para HURTARNOS, MATARNOS y DESTRUIRNOS, pero Jesús vino a traernos VIDA ABUNDANTE. Es inconcebible el odio que Satanás tiene contra los hijos de Dios, que su objetivo diario sea robar, asesinar y acabar con nosotros.

El antagónico plan del diablo, busca robar en nosotros todo lo que nos acerque a Dios y nos haga plenamente felices. No hay nada más placentero para el mundo espiritual antónimo a Dios, que vernos tristes, que vivamos injusticias, dolor, desilusión, angustia, frustraciones y hacernos perder la salvación.

¿Qué perdiste por la pandemia del Covid 19?

Virus de laboratorio, de murciélagos o de pangolines, detrás de tantas muertes a nivel mundial no puede estar el Señor, aunque en su perfecta voluntad lo permita. Dios me ha enseñado que todo lo que viva hoy, será la enseñanza que tendré para testificar de Su poder mañana. Cuando vivimos pruebas, no entendemos de forma instantánea lo que nos sucede y signifique, pero Dios sabe lo que hace y por qué lo hace. Él puede permitir para nosotros, cosas inesperadas e inentendidas para probar nuestra fe, hallarnos fieles, derramar una unción de restitución y nos sea devuelto todo lo que perdimos.

Hay cosas que no volverán mientras estemos en la tierra, como nuestros seres queridos que partieron a la eternidad. La esperanza en donde veremos la restitución del Señor, será que nos los encontraremos en la eternidad, si partieron con su esperanza puesta en Cristo. Soy fiel testigo de que todo obra para bien. Nunca lo olvides. Para bien y no para mal. Aunque te sientas hurtado y con deseos de no avanzar, Dios está obrando. Hay un coro que me ministra mucho con el que deseo cerrar ésta entrada y es: “Aunque no pueda ver estás obrando, aunque no pueda ver estás obrando, siempre estás, siempre estás obrando. Siempre estás siempre estás obrando”.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscribete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de ésta reflexión. Deja tu comentario al final. Te bendigo.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s