Hace siete años el Señor me permitió participar de un congreso organizado por la iglesia Trinity Christian Center en Singapur. En el vuelo de ida entre Bogotá y París, aproveché la escala de doce horas para salir del aeropuerto y conocer lugares tan hermosos e icónicos como la Torre Eiffel. De regreso al aeropuerto para tomar el avión que me llevaría a Singapur, me confundí y tomé el tren equivocado. Pasé un momento muy estresante, porque pensé que perdería el vuelo y viví toda una aventura, buscando el tren correcto que me llevara a mi destino.

Un descuido, un mal consejo o dejarnos llevar por los apetitos de la carne, nos pueden llevar a tomar decisiones equivocadas y terminar montado en el tren incorrecto de la vida, que nos lleva a alejarnos de Dios, perder el tiempo llegando tarde al cumplimiento de sus planes y finalmente, fallarle al Señor y a las personas. Todo error nos lleva a consecuencias no muy agradables. Renegar, buscar culpables y justificarnos son los comportamientos comunes de cuando no queremos asumir la responsabilidad y decir: me equivoqué, eso es humildad y deseos de crecer en nuestro carácter.

La Biblia nos insta a estar enfocados en el blanco. Debemos aprender a soltar el pasado (recuerdos dolorosos, traumas y personas), extendernos y sacar la cabeza como los atletas cuando están a punto de cruzar la meta). Tu blanco puede ser un propósito espiritual, como orar intensamente por algo que anhelas. También podría ser una actividad vital ya sea familiar, personal, de trabajo o de negocios. Necesitas concentrar los esfuerzos hasta conseguir un fruto. Dios opera a tu favor, te respalda en lo que hagas si puedes creer con fe y si le das a El la Gloria.

Pon la mirada en el blanco y no te desenfoques perdiendo el tiempo en distracciones momentáneas que te roban la energía, la creatividad y te restan emocionalmente. Dile “No” a la gente y a las situaciones que te desenfocan del propósito de Dios. Aprende a ser selectivo a la hora de ASOCIARTE. Grandes logros los conquistarás rodeándote bien, porque necesitarás de conexiones sanas para llegar a cumplirlos.

No te tardes en cambiar el rumbo hacia el lugar correcto. Decídete hoy. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de ésta reflexión. Deja tu comentario al final. Abrazo fuerte.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. Amén. En estos tiempos existen muchas distracciones que nos alejan por momentos de la voluntad de Dios, (redes sociales, televisión, personas), nos restan tiempo para Dios, por eso es necesario disponernos a orar y leer la palabra de Dios diariamente, constantemente, para no dar lugar a estas distracciones y mantenernos enfocados en el propósito de Dios. Gracias Pastor, bendigo su vida.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s