Cuando éramos niños jugábamos mucho a las escondidas y tratábamos de escondernos de tal forma, que nunca nos hallaran para poder disfrutar del juego y ganar. Si traes ésta ilustración a nuestra vida espiritual, el Señor es quien nos encuentra y siempre ganará porque no hay lugar por más recóndito que busquemos para escondernos, que el Señor no nos encuentre. No sigamos jugando a las escondidas espirituales y no te engañes a ti mismo pensando que el juego lo ganarás tú. EL SEÑOR SIEMPRE GANARÁ.

Asume un compromiso de sumisión y entrega definitiva y dile al Señor, que tu vida LE Pertenece. PERMÍTELE obrar libremente en tus emociones, sentimientos y voluntad. Somete tu carne a la esclavitud de su dulce amor y muere a todo aquello que nos agrade, pero que desobedezca a Dios. Nunca complacer al hombre por encima de que hacer la voluntad perfecta de Dios terminará bien. Las consecuencias de ello siempre serán dolorosas.

Jeremias 18:1-6

El alfarero y el barro

18 El Señor le dio otro mensaje a Jeremías: «Baja al taller del alfarero y allí te hablaré». Así que hice lo que me dijo y encontré al alfarero trabajando en el torno; pero la vasija que estaba formando no resultó como él esperaba, así que la aplastó y comenzó de nuevo.

Después el Señor me dio este mensaje: «¡Oh, Israel! ¿No puedo hacer contigo lo mismo que hizo el alfarero con el barro? De la misma manera que el barro está en manos del alfarero, así estás en mis manos.

Somos BARRO EN MANOS DEL SEÑOR. El nos moldeará con sus manos y TRABAJARA EN EL TORNO para hacernos girar y girar. Si al final del proceso, no le gusta la obra, LA VOLVERA A HACER. Te APLASTARA fuerte y COMENZARÁ DE NUEVO. Dile al Señor: “Aquí estoy. Haz en mi lo que tu quieras. No quiero vivir SÓLO para complacer mis CAPRICHOS Y DESEOS. Quiero someterme a tu voluntad y seas mi modelo. Me quiero parecer a ti cada DIA DE MI VIDA JESÚS”.

Específicamente: ¿En qué área necesitas que Dios te cambie? Forma de hablar, de pensar, malas actitudes del corazón. PARA DIOS NO HAY IMPOSIBLES porque SOMOS BARRO EN SUS MANOS. Seremos una vasija hermosa y útil para Su Gloria y propósito.

Recuerda que DIOS NO HA TERMINADO CONTIGO. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de ésta reflexión. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos.

Pr. Jose Angel Castilla

 

 

6 comentarios

  1. Amén. Él nos acepta tal como somos, y en Sus manos somos barro que Él procesa y moldea a Su gusto; como Él determina hacernos. Yo creí en mi Alfarero y en Su intención de convertirme en una vasija reluciente y que brilla a través de Su preciosa Luz, por eso hoy tengo la convicción que NO me equivoqué de taller ni de Alfarero. Gracias mi Amado Alfarero por procesarme. Gracias pastor, Abba Padre con usted.

    Me gusta

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s