El amor es el combustible que cualquier relación necesita, para poder fluir de forma funcional. También es la fuerza más poderosa que existe. Si Dios es amor como el apóstol Juan nos enseña, debemos acercarnos a la fuente del mismo, con absoluta libertad para recargarlo. Nadie que no haya conocido ese amor divino, puede decir que ama. El mundo no conoce el verdadero significado del amor, ya que el amor mundano es egoísta, sólo se sirve a sí mismo y es completamente condicional. El Señor es el gran proveedor del mismo y está listo para regar los corazones sedientos, hostiles y ásperos. Ese infinito e inagotable amor del Padre, es un vestido que nos cubre de faltas, pecados y omisiones.

Una vieja canción romántica secular decía: “Se me acabó el amor de tanto usarlo”. Esto no es verdad, porque el amor verdadero nunca deja de ser. Es una decisión que debe marcar el destino de las relaciones para siempre. He atendido en consejería a personas que dicen estar listas para divorciarse. Sienten que se les apagó la llama del amor y fracasaron, pero no recurren a Dios para surtirse nuevamente. Están simplemente esperando que les satisfagan a plenitud sus vidas al 💯 por ciento. En el fondo han vivido esperando a que otros llenen sus faltantes emocionales. Nadie a excepción de Dios, puede prometer amor a plenitud. Por eso hay tantas personas vacías y amargadas.

La falta de amor se llama rechazo y si nuestro tanque de amor está seco o en un nivel bajo, la impaciencia y la ansiedad nos controlarán. No te hagas crítico de los errores ajenos. El amor siempre cubrirá multitud de faltas, ya que cuando amamos cubrimos y no alcahueteamos. Amar conlleva a perdonar y a dar nuevas oportunidades a quienes nos han fallado. Que la medida de amor que sientes por los demás los cubra. Si amas correctamente, no tienes porque celar de forma enferma y con control a tus seres queridos. Por amor exhortamos y disciplinamos cuando es necesario, pero no ofendemos ni maltratamos físicamente a nadie.

Construye y reconstruye relaciones basadas en los valores correctos. No busques llamar la atención a través de la conmiseración. El amor no mendiga. Las relaciones no se forzan, necesitamos del amor paciente, no egoísta ni mucho menos orgulloso. Dios escogió amarnos y nos adoptó como SUYOS. Si escogiste amar a alguien, que te alcance el amor hasta el fin. Sin amor no hay relación que prospere. Qué te alcance el amor para cubrir a los seres que amas. RENUNCIA al orgullo y a todo aquello, que te impida amar. Lucha por las relaciones matrimoniales, de familia y las fraternas (muchos amigos llegan a ser como hermanos en tiempo de angustia)

El Dios de amor que te ama, aún no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de éste mensaje. Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

  1. Amén. Inspirador mensaje, una cita bellísima, que siempre me lleva a ver el verdadero amor en Cristo, un amor que lo entrega todo, ese es el amor que Dios puso un día en mi corazón, me transformó, me hizo amar más a mis seres queridos, y a mirar con compasión a los demás, me llevó a pedir perdón y perdonar aquellos que me han hecho daño. Su amor me llenó, me dio paz y gozo. Hoy le sirvo a Cristo con pasión y acción de gracias. Gracias Pastor, bendigo su vida, que Dios llene aún más su vida.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s