El temor al Señor es respeto y reverencia hacia su ser. Esto se refleja en el valor en nuestros corazones, de poder posicionarlo como lo primero, lo único y la persona más importante de nuestra vida. El temor a Dios no es entonces miedo, sino la consecuencia de obedecer a sus principios. Cuando obedecemos, tememos y ese temor nos guardará del mal. No temer es caer en el terreno de la liberalidad, donde hacemos nuestra voluntad, no importando cuán rebelde seamos.

La rebeldía no viene de Dios y mucho menos le agrada. Parte del trabajo del Señor en nuestros corazones, es pulirnos y encarrilarnos hacia lo bueno. La naturaleza espiritual nociva con la que nacemos, busca precisamente hacer lo malo, desobedecer a Dios y darle gusto a nuestra carne. La perfecta obra de Dios en nosotros, es definitiva y no podemos sugerirle, qué dejar o qué quitar. Su deseo es que lo amemos y le temamos.

Caminar sin temor a Dios, es olvidarnos de rendirle cuentas al Padre que nos lo ha dado todo. Cuánto nos bendice abrir el alma a alguien que nos pueda escuchar. Los padres deben inculcar desde pequeños a sus hijos la fe en Jesús para cimentarlos en sus propósitos eternos. Todo padre debe instruir en el camino del bien y del temor de Dios a sus hijos. Con esto le estará entregando la mejor herencia que podamos recibir. Mucho más valiosa que todo el oro y la plata de éste mundo.

¡Cuánto necesita nuestra sociedad temer a Dios! Tendríamos menos robos, delincuencia y corrupción porque cuando hay temor, tenemos el deseo y el valor de hacer lo correcto. Dios todo lo ve. Tus intenciones buenas o malas. Tu proceder y tus pensamientos más profundos. Los ojos del Señor te recorren permanentemente. Acércate a Él tan pronto termines de leer esta entrada y pídele volver al camino de su temor.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Bendice a tus amigos y familiares reenviando el link de ésta reflexión. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos y feliz fin de semana.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s