En el principio, el Señor creó un hermoso jardín para que lo habitara el hombre. Nada hacía falta allí, porque Dios no hace nada a medias y él es la esencia de la palabra plenitud. En ese lugar Adán se sentía seguro, protegido, gozaba de intimidad con Dios y de su provisión, a través de la cual suplió para él, la que sería su compañera de vida. Así sucede también con nuestro corazón. Miralo cómo un hermoso jardín que por momentos pasa por diferentes épocas: Algunas florecientes, otras un poco más otoñales y en algunos casos hasta sientes que todo se perdió porque sólo ves troncos secos de invierno. ¿En qué estación del año describes el jardín de tu corazón?

Cuán responsables somos de regar y cuidar diariamente de nuestro jardín. Permite que el Señor ingrese al mismo y pode, fertilice y retire la maleza que oculta la belleza y esplendor de nuestras flores. De niño, una de las pasiones que le heredé a mi abuelo materno fue el amor por las plantas. Mucho antes de nacer mi única hija, logré tener flores que adornaban la ventana de mi habitación. Me deleitaba viendo mariposas y coliflores llegar en las mañanas. Apenas mi hija nació abandoné la tarea y descuidé el jardín.

El corazón, la relación con Dios, tu familia y matrimonio son como ese jardín que necesita tiempo y cuidado para que permanezca hermoso y con vida. Quizás le hayas dado prioridad a otras cosas y el jardín luce marchito. El Señor te llevará con esta reflexión de hoy, a mirar adentro de ti lo que necesitas hacer, para que la apariencia de tus relaciones de vida no luzcan marchitas. El amor del Señor será agua de vida eterna para regar tu huerto. Que tu casa vuelva a ser el edén de tus encuentros de amor con las personas que Dios te dio.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s