Hace muchos años me abordó en la calle, un hombre que me ofreció un supuesto anillo de oro que se había encontrado y que según él debía salir pronto del mismo para suplir una necesidad familiar apremiante. Le presté más atención al problema de la persona que al anillo falso que me estaba ofreciendo. Busqué dinero para pagar y creyendo de buena fe en aquel «sufrido hombre» terminé estafado comprando su falso anillo.

Adorar a Dios es similar, Él desea de nosotros lo mejor, no imitaciones. Cada expresión de amor debe ser genuina, sincera, sin máscaras, con un corazón contrito y humilde. No necesitas cantar bien para adorar, porque adorar es más que eso. Aplaudir mientras cantas congregacionalmente y cerrar los ojos al entonar una melodia de adoración, es parte, pero no lo es todo en la adoración. Fácilmente podemos cantar una canción de adoración sin adorar. La adoración es un estilo de vida que llega a lo cotidiano de nuestra forma de hablar y afecta las decisiones que tomamos.

Jesús hablando con la samaritana, le enseña acerca del Padre, cuando le dice que busca adoradores que le adoren en Espíritu y en verdad. Esto implica entonces, que hay falsos adoradores. Siempre me ha ministrado mucho éste pasaje de la escritura, en la que el Padre está buscando. Si es así, yo quiero ser uno de ellos. Déjate encontrar por el Señor mientras le adoras y buscas con todo el corazón. Ofrece perfume grato y costoso producto de la humillación de tu corazón.

Renuncia hoy en el nombre de Jesús a aquellos peligros que amenacen tu tiempo a solas con Dios, para entregar una buena adoración. Decir mentiras, los pecados ocultos, la falta de perdón, el agotamiento físico, el aburrimiento, la monotonía, no leer la Bíblia y quedarnos en lo superficial, pueden ser algunos de los peligros del adorador. Reconoce hoy delante de Dios cuáles son tus debilidades que te impiden adorar y depende completamente de Dios.

Recuerda que Él no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s