No devuelvas mal por mal


Perdonar no es fácil pero es un mandato de Dios. Quien se cierra a hacerlo le desobedece y se encadena a vivir en la amargura de por vida. Pasar por encima de las faltas que otros han cometido contra nosotros es duro, pero como creyentes estamos llamados a perdonar como estilo de vida. Hacerlo no implica que la relación siga siendo la misma con el ofensor, pero perdonarlo nos libera a nosotros y mantiene limpio el corazón. El proceso de reconciliación toma algo de tiempo, pero tristemente hay relaciones que nunca más vuelven a restaurarse. Existen otras en las que por propósito Divino el Señor obra milagros que permiten volver a conectar nuevamente. Y existen otras que lo mejor para ambas partes, es mantener una sana distancia cordial. El apóstol Pedro nos insta a no ser vengativos ni devolver a los demás el mismo mal que nos hayan hecho a nosotros en el pasado.

Si nos insultan no devolvamos insultos nosotros también. Reemplacemos agresión por bendición. En el contexto más amplio de la carta del apóstol Pedro, nos lleva a esa herencia incorruptible que tenemos reservada, gracias a la obra de Dios por medio de Cristo. Nuestra herencia es más grande de lo que podamos imaginar. La obtenemos por gracia, porque Dios nos perdonó cuando no lo merecíamos.
Recordar esa herencia y su costo, nos lleva a vivir perdonando a los demás. En otras palabras, si Pedro viviera hoy, nos diría que no tenemos que devolver mal por mal; no tenemos que vivir odiando a otros, uniéndonos al ejército de haters que deambulan en redes sociales dañando y guardando rencor hacia otras personas.

Somos herederos de Dios y nos aguarda una herencia que nunca se marchitará, una que fue comprada para nosotros por la sangre de un Salvador que te ama. Esto es suficiente para nosotros y esperamos en Él. Jesús vino, murió y resucitó para hacer esto posible, dándonos en Él todo lo que necesitamos para glorificarlo con nuestras vidas. Ese es nuestro «secreto» para vivir como pecadores perdonados que perdonan. Un «secreto» que debemos anunciar a todo el mundo y reflejar en nuestras vidas. Reflexiona: ¿Quiénes somos, para no perdonar a otros y buscar que también puedan heredar bendición?

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

2 respuestas a “No devuelvas mal por mal

  1. Así es pastor jose Angel: ¿Quiénes somos, para no perdonar a otros y buscar que también puedan heredar bendición?

    Saludos calurosos saludos. Aun sigo sus enseñanzas. Gracias por todas las enseñanzas, que nos ayudan a ser mejores seres humanos cada día, a formar nuestro caracter y corazón conforme al de Dios.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s