Carecer de una figura de autoridad en nuestras vidas, alguien a quien podamos rendir cuentas y con quien estemos conectados de corazón y con sinceridad; nos expone a ser víctimas de nuestro propio ego, orgullo y soberbia. El mayor peligro del liderazgo a nivel global, llámese autoridades de gobierno, directores de compañías, líderes espirituales y aún como padres, es la ausencia de mentores. El peligro no es que no existan, sino porque la gente no lo considera necesario e importante. A veces un mentor es visto como figura decorativa y alguien para manipular a conveniencia. Entonces no hay corrección, ni dirección y mucho menos promoción, nos estancamos, porque somos asesorados por personas que están a nuestro nivel de inteligencia, con igual o menor experiencia y a quienes no vemos con el carácter para corregirnos.

Al principio parecerá libertad, pero en realidad es un libertinaje disfrazado. Nunca será bueno cruzar los límites y más catastrófico es el no tenerlos, así como ser sabios en nuestra propia opinión. Recuerda que el enemigo de nuestra alma siempre te creará barreras y te sembrará inconformidad contra la autoridad. Ejemplo de esto lo vemos en Adán y a Eva cuando se salieron de los propósitos eternos y hacerlos dudar de Dios, vendiéndoles una imagen distorsionada de su deidad y paternidad. la imagen de que era malo. El diablo siempre buscará crear en nosotros que abracemos un espíritu de independencia, de individualismo y de autosuficiencia. Medita en esto y hazte las siguientes preguntas:

¿Cómo andaba el endemoniado Gadareno y qué hizo Jesús al liberarlo? Anduvo sólo, y Jesús lo mandó a vivir en comunidad.
¿Qué error cometió Elías que lo llevó a pensar en morirse? Se quedó solo, sacó a su siervo del camino y se aisló. ¿Cómo echó a perder la herencia el hijo pródigo?
Saliendo de la cobertura de su padre y juntándose con la gente incorrecta. ¿Qué llevó a Pedro a fallar? El orgullo y creer que nunca fallaría por sentirse autosuficiente para vencer, ignorando la advertencia del Maestro.

Piénsalo, medita y toma acciones bajo la guía de Dios y el consejo de Su Palabra. Recuerda que el Señor no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final.

Abrazo fraterno.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s